XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de enemigos

Chiste de buenos

Siete de la ma√Īana, finales de enero, siglo XI, baja edad media. Un caballero regresa al castillo despu√©s de una dura batalla. El t√≠o daba pena, iba con la armadura abollada, el yelmo torcido, la cota de malla hecha jirones y el caballo cojeando.
El se√Īor del castillo sale a su encuentro y le dice:
- Pero ¬Ņqu√© te ha pasado?
- Se√Īor vengo de serviros como os merec√©is castigando
duramente a vuestros enemigos de Poniente.
- Pero qué decís, si yo nunca he tenido enemigos en Poniente.
- ¬ŅAh no?. Pues ahora los ten√©is.

Tags: enemigos, caballeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de infidelidad, verdes

Un hombre entra en una tienda de armas y le pide al dependiente que le ense√Īe la mejor mira telesc√≥pica que tenga para su rifle.
- Esta es la mejor del mercado -le dice el dependiente- Tanto, que si mira hacia la cima de aquella monta√Īa podr√° ver en mi casa el nombre del perro en la caseta.
El hombre mira hacia la cima con la mira y empieza a reír.
- ¬ŅDe que se r√≠e? - pregunta el dependiente.
- Es que estoy viendo en el jardín a un hombre desnudo corriendo detrás de una mujer también desnuda.
El dependiente toma la mira, mira hacia su casa y empieza a enrojecer y echar humo por las orejas. Toma dos balas y se las da al hombre diciéndole:
- Vamos a hacer un trato. Le doy estas dos balas y, si acierta con una en la cabeza de mi mujer y con otra en las Bolas del hombre, le regalo la mira telescópica.
El hombre toma el rifle, pone el ojo en la mira y apunta hacia la casa.
Después de un momento de indecisión le dice al vendedor:
- Creo que puedo hacerlo de un solo tiro...

Tags: perros, armas, rifles, dependientes, balas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un transportista llevaba una partida de ping√ľinos hacia el zool√≥gico, cuando a medio camino se le estropea el cami√≥n refrigerado. Preocupado, trata de reparar el problema pero ve pasar un cami√≥n repartidor de leche y consigue que se detenga.

Entonces le dice al lechero:
- Mira, te voy a dar 500 euros para que me hagas el favor de llevar estos ping√ľinos al zool√≥gico.

El lechero acepta el dinero y se lleva con gusto los ping√ľinos en su cami√≥n refrigerado.
Mientras tanto, el transportista logra arreglar el da√Īo, y de inmediato enfila hacia el zool√≥gico.

En cuanto llega, ve salir al lechero, con los ping√ľinos detr√°s de √©l, en fila. El ch√≥fer le pregunta al lechero:

- ¬ŅA donde vas con los ping√ľinos?
El lechero se lo queda mirando y le responde:

- Ya los llevé al zoológico, pero como me sobró dinero, ahora los pensaba llevar al cine..."

Tags: zool√≥gicos, ping√ľinos, camioneros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+