XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de entrenadores

Otros chistes

Chiste de animales, malos

Una noche estaban tres hormigas en el baño para acampar cada una se eligió un sitio: una de ellas en la ducha,otra en el lavamanos y finalmente otra en el váter.
Al día siguiente,las tres hormigas fueron a reunirse para asegurarse de que cada una está bien y como lo pasó en su acampada.
-¿Chicas estáis todas bien?-Preguntó una de ellas.
-Estamos bien.-Dijo una.-No tenemos ningún rasguño y hemos dormido genial.
-Habla por ti.-Dijo una muy enfadada.-Yo he dormido fatal y casi me mato.
-¿Pero que te pasó,por qué dormiste tan mal y por qué casi te matas?.-Preguntó la primera.
-Pues mira,es que me fui al retrete para dormir y de repente se puso a llover, se oían truenos,y cuando pensé que ya nada podía empeorar.¡Se me cayó un tronco super gigante que casi me mata!

Tags: hormigas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, verdes

Esto es un niño que se hallaba de pie sobre la cabeza de una niña, ella también de pie, y llevaban esta conversación:
- El niño: Bueno, nos hemos quitado la ropa, y me he puesto arriba de ti...... ¿Se puede saber cuanto falta para llegar al orgasmo?
- La niña: No lo sé...pero ahora entiendo por qué mi mamá siempre dice que le duele la cabeza.

Tags: orgasmos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Llega Tomás a un hotel y pide habitación.
El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.
Tomás le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.
A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
- Perfectamente -responde Tomás.- ¡Muchas gracias!
- ¿Y el señor de los ronquidos?
- Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga. ¡¡¡Y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!!!

Tags: hoteles, ronquidos, habitaciones, hombres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+