XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de entrenadores

Otros chistes

Chiste de buenos, verdes

Un hombre peque√Īo va en un ascensor. El ascensor se detiene en una planta y entra un tremendo negro. √Čste mira al hombrecillo y ofreci√©ndole la mano, le dice:
- 2,10 metros, 125 kilos, un pené de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La puerta.
El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofete√°ndole.
Entonces le pregunta:
- ¬ŅTienes alg√ļn problema?
A lo que el hombrecillo le contesta:
- ¬ŅPodr√≠a repetir despacio lo que ha dicho?
El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:
- 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante Lapuerta.
Entonces ve que el hombrecillo da un respiro y dice:
- Gracias Dios mío, pensé que había dicho "Date la vuelta".

Tags: bajos, altos, superdotados

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos

Un vaquero se compra una orde√Īadora autom√°tica y, cuando observa funcionar
a la máquina y ver el movimiento que hace ésta en las tetillas de los
animales, piensa que con el tejemaneje de aquel aparato podr√≠a √©l, hacerse una buena paja. Se enchufa la polla a la orde√Īadora y, cuando se ha
corrido varias veces, no acierta a sacar la verga de aquel chisme. Coge el móvil y llama a la casa donde hizo la compra:
- ¬°Oiga! ¬ŅC√≥mo se para esta m√°quina?
El operario encargado del servicio técnico, le responde:
- ¡A los veinticinco litros de leche extraídos, se detiene ella sola!

Tags: buenisimos, vaqueros, vacas, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, infidelidad, matrimonios

Un viajante llegó a su casa después de haber pasado toda una semana de viaje.
- ¡María! Vengo que no me aguanto, ve quitándote la ropa que te voy a hacer el amor como nunca.
Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa.
Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared, que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, acompa√Īados por las voces del vecino:
- Ya est√° bien, ¬°toda la semana igual, ya basta!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+