XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de espermatozoide

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, religión

Llegan tres hombres al infierno: un americano, un hindú y un español. El diablo les dice:

-Les daré una oportunidad de ir al cielo. Aquel que aguante tres latigazos míos se podrá ir. Antes de los latigazos podrán ponerse lo que quieran en la espalda, ¡a ver si los aguantan!

Los hombres aceptan. Primero va el americano, coge una enorme piedra y el diablo, al primer latigazo, la rompe. El americano grita desesperado:

-¡Vale!¡Vale!¡Me quedo!

Después le toca al hindú, que se arrodilla sin ponerse nada. Dice el diablo asombrado:

-¡Éste si que tiene dos cojones! ¿No te vas a poner nada en la espalda?
-No, ¡sólo necesito meditación!
-Bueno, como quieras...

Da el primer latigazo y el hindú sólo gime un poco, el segundo latigazo y el hindú tranquilo, da el tercero y el hindú fresco como una lechuga. El diablo le dice:

-Bueno, lo prometido es deuda, te puedes ir al cielo.
-Sí...-dice el hindú- pero antes quiero ver al español, que siempre gana en los chistes... Quiero ver con qué mariconada sale...

El español se arrodilla y tampoco se pone nada, a lo que el diablo dice:

-¿Tú tampoco te pones nada?
-¿Puedo ponerme lo que quiera?
-¡Lo que quieras!
-¡A ver, hindú cabrón, VEN AQUÍ!

Tags: infierno, látigos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Un hombre rico pasea por el parque con sus dos perros dóberman que le han costado una millonada y que están superentrenados para pelear con otros perros. De pronto ve a un vagabundo despeinado con un perro pulgoso y maloliente, para reirse de él le reta:
- Te hecho una pelea un solo perro mío con el tuyo.
El vagabundo le responde:
- No, mejor tus dos perros contra el mío.
El hombre rico acepta y comienza un gran combate.
Cuando termina todo con los dos dóberman muertos, el rico rompe a llorar junto a los cadáveres diciendo:
- Mis perros, me costaron 100.000 euros cada uno.
El vagabundo responde:
- ¿ ¡Y tú qué crees que a mi me regalaron la cirugía plástica de mi cocodrilo...?

Tags: perros, cocodrilo, ricos, vagabundos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+