XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de esponja

Otros chistes

Chiste de internacionales, buenos

Estaba una familia de catalanes reunida ante el féretro del padrerecién fallecido.
El hijo menor dice:
- Ahora tendremos que hacer realidad la √ļltima
voluntad de pap√°: ser enterrado con un mill√≥n de pesetas en el ata√ļd.
El hijo mediano a√Īade:
- Sí, bueno... pero en realidad sólo
pondremos 750.000 pesetas, porque hay que descontar el 25 por ciento de IRPF.
El hijo mayor apostilla: -
-También tendremos que deducir el 16 por cientode IVA......
La viuda tercia en la conversación de forma resolutiva.
- ¬°Basta ya!
Vuestro padre no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito.... y que él gaste cuanto quiera.

Tags: funerales, hijos, padres, famílias, entierros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visi√≥n que le ofrece la se√Īora. Entonces, √©l saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¬Ņpor qu√© no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya hab√≠a llegado bastante lejos, as√≠ que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo ense√Īando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¬ŅY ha tra√≠do los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+