XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de esquelas

Otros chistes

Chiste de buenos

Esto es 4 personas que van en un vagón de un tren, eran. una gorda, una rubia buenísima, un madrileño y un catalán. Al rato el tren pasa por debajo de un túnel, y se escucha... plasss... Sale el tren del túnel y la gorda piensa, esto es que el catalán le quería meter mano a la rubia y esta le a dado un guantazo.
La rubia piensa: esto es que el catalán me ha intentado de meter mano y se a equivocado y la
gorda le a dado un guantazo. El madrileño piensa: esto k el catalán le ha querido meter mano a la rubia .... y la rubia me a dado el guantazo a mi. Y piensa el catalán: haber si pasamos por debajo de otro túnel pa meterle otro guantazo al madrileño.

Tags: catalanes, madrileños, gordas, trenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de internacionales, verdes

Entra un turista a una farmacia en Brasil y le dice al farmacéutico:
- Deme una aspirina, por favor...
El negro saca una aspirina enorme, del tamaño de un plato y se la envuelve. El tipo, confundido le pregunta:
- ¿No tiene una aspirina más chiquita? ¿Una de tamaño normal?
Y el negro le responde:
- ¡En Brasil fabricamos as aspiriñas mais grandes du mundu!
El tipo, asombrado, acepta la enorme aspirina y dice:
- Deme un tubo de pasta dentífrica, por favor.
El negro saca un tubo del tamaño de un termo y le dice: - ¡En Brasil fabricamos o tubo do pasta dentífrica máis grande du mundu! ¿Vocé gusta algo máis?
El tipo lo piensa un poco y le responde:
- No, gracias, los supositorios los compraré de regreso a mi país.

Tags: medicamentos, farmacias, farmaceuticos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

En un lujoso barrio de Madrid, lleno de mansiones, un hombre de aspecto desaliñado llama a una de las casas.
La dueña de casa abre y él le dice:
- Yo ser inmigrante buscando trabajo. Por favor ¿podría
ayudarme?
La señora, que estaba entretenida tomando café con unas amigas, se compadece y le dice:
- Tengo algo que usted puede hacer: tome este bote de pintura verde y de la vuelta a la casa. En la parte trasera encontrará un porche que necesita pintura.
Tres horas más tarde el hombre regresa contento, esperando cobrar una buena propina, y le dice:
- Listo, ya terminé señora. Pero, yo inmigrante de Polonia, conocer bien autos europeos, ese no ser un Porsche sino un Mercedes.

Tags: inmigrantes, coches, pintura, pintores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+