XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de estancos

Otros chistes

Chiste de buenos, largos, profesiones

Un pasajero le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta.
El taxista grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en un escaparate haciendo pedazos los vidrios.
Por un momento no se oye nada en el taxi, hasta que el taxista dice:
- Mire amigo, jam√°s haga eso otra vez!!!. Casi me muero del susto!!!!.
El pasajero le pide disculpas y le dice:
- No pensé que fuera a asustarse tanto si le tocaba el hombro.
El taxista le dice:
- Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista.
- ¬ŅY qu√© hac√≠a antes?.
- Fui ch√≥fer de un coche funerario durante 30 a√Īos.

Tags: taxistas, funerarias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autob√ļs repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al ch√≥fer y le da un gran pu√Īado de cacahuetes sin c√°scara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro pu√Īado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena se√Īora, es muy amable de su parte regal√°ndome tantos cacahuetes, pero‚Ķ‚Ķ ¬Ņusted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecer√≠an tambi√©n unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Estaba en un restaurante y mientras iba al ba√Īo, vi como otra persona tomaba el mismo camino que yo. Al entrar al ba√Īo, observ√© c√≥mo ocupaba uno de los dos
cubículos, que eran de esos que no llegan hasta el techo. Yo, lógicamente, entré en el
otro. De repente, oigo que me dicen:
- ¬°Hola!
Yo seguí callado, pero el tipo vuelve a decir:
- ¬°Hola!. ¬ŅMe escuchas?
Yo, para no parecer mal educado, contesté:
- ¬°Hola!
Y el tipo pregunta:
- ¬ŅC√≥mo est√°s?
A lo que contesté:
- Bien, gracias, un poco cansado.
Y el tipo dice:
- ¬ŅQu√© haces?
Yo ya estaba intrigado, pensé, siempre hay gente muy rara en este mundo, y contesté:
- ¬ŅY qu√© voy a estar haciendo?. Lo mismo que t√ļ, ¬°Cagando!
Inmediatamente oigo:
- ¡Mi vida, te llamo después porque tengo a un imbécil al lado, que está contestando a todas mis preguntas!

Tags: restaurantes, teléfono, absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados contin√ļan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capit√°n.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tr√°ingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de políticos, largos

Rajoy y su ch√≥fer se trasladan por carretera al Valle de los Ca√≠dos, cuando cerca de Alcal√° de Henares s√ļbitamente aparece un cerdo, y sin poder evitarlo lo atropella, mat√°ndolo instant√°neamente. Rajoy le dice a su ch√≥fer:
- Localiza la granja de donde proviene y expl√≠cales lo sucedido, hay que reclamar los da√Īos que nos ha ocasionado.
Tres horas m√°s tarde, regresa el ch√≥fer tambale√°ndose, con una botella de vino en la mano,una caja de puros ‚ÄúFarias‚ÄĚ en la otra y el cabello y la ropa totalmente desarreglados.
- ¬ŅQu√© ha pasado? ‚Äď pregunta Rajoy a su ch√≥fer,
Y este le responde:
- Encontr√© al granjero due√Īo del cerdo y me regal√≥ esta botella de vino, su mujer los puros ‚ÄúFarias‚ÄĚ y su hermosa hija me hizo el amor tres veces de una manera salvaje.
- ¬°¬°¬°Po¬īs, po¬īs!!!, ¬ŅQue les dijiste?
- Les dije:
- Soy el chófer del Sr. Rajoy y acabo de matar al cerdo!!

Tags: granjas, granjeros, puros, chóferes, cerdos, Rajoy

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de internacionales, buenos, largos

Tres hombres, un catal√°n, un vasco y un madrile√Īo, se perdieron en la selva y fueron capturados por unos can√≠bales.

El rey de los caníbales le dijo a los prisioneros que podían salvar sus vidas si lograban pasar una prueba que contenía dos partes: La primera parte de la prueba, era volver a la selva y conseguir diez unidades de una misma fruta. Entonces cada uno de los tres hombres tomó su camino a la selva para encontrar las frutas. El Vasco regresó y le dijo al rey:

- Me llamo Patxi, yo traje 10 manzanas.

El rey le explicó la segunda parte de la prueba:

- Ahora tienes que meterte por el recto cada una de las frutas. ¡Sin poner ninguna expresión en la cara, o te comemos!

La primera manzana entró, pero con la segunda, el vasco se retorció de dolor, por lo que inmediatamente lo mataron.

El catalán llegó y le mostró al rey diez cerezas. Cuando el rey le explicó la segunda parte de la prueba, el hombre pensó que sería tarea muy fácil, entonces
empezó:
1.. 2.. 3.. 4.. 5.. 6.. 7.. 8.. 9 y justo en la novena cereza, soltó una carcajada y lo mataron.
El vasco y el catalán se encontraron en el cielo, y el vasco le preguntó al otro:
- Oye Pere, ¬Ņy usted porque solt√≥ la carcajada, si ya casi lo hab√≠a logrado?
A lo que el catal√°n le contesta:
- No pude evitarlo, es que vi al madrile√Īo, llegando con PI√ĎAS!

Tags: catalanes, madrile√Īos, vascos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+