XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de exnovios

Otros chistes

Chiste de malos, varios

Recientemente, estaba sentado en un bar y de repente sentí la impetuosa necesidad de tirarme un pedo.
La m√ļsica estaba realmente muy alta por lo que, decid√≠ programar mi pedorreta al ritmo de la m√ļsica.
Luego de 2 canciones, ya me sentía mucho mejor así que, procedí a terminar mi café. Entonces me di cuenta que, toda la gente a mi alrededor me estaba mirando... fue cuando recordé que, estaba escuchando mi ipod!!!

Tags: ipod, m√ļsica, pedos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, ancianos

Un anciano y una anciana se conocen en una fiesta para la tercera edad. Después de charlar un rato, deciden ir a un lugar más tranquilo, estacionan el vehículo y hacen el amor.
Finalizado el acto y mientras volvían, el anciano iba pensando:
- De haber sabido que era virgen me la hubiera llevado a un lugar más cómodo.
La anciana sentada en el asiento del copiloto pensaba:
- De haber sabido que se le levantaba, me hubiese quitado las bragas.

Tags: fiestas, amor

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos, largos, verdes

Esto era un cura que en los √ļltimos meses not√≥ que tenia la barriga cada vez m√°s hinchada, as√≠ que se fue al m√©dico a pedir consejo. Una vez en el hospital los m√©dicos vieron que eran gases, nada grave y quisieron gastarle una broma, lo anestesiaron, le sacaron los gases y le pusieron a un beb√© hu√©rfano al lado, al despertar el m√©dico le dijo:
- Le hemos sacado de la barriga este ni√Īo.
El cura preocupado se fue para su casa y allí les dijo a sus amigos y conocidos que el bebé era un sobrino suyo que se había quedado huérfano.
Pasaron los a√Īos y el cura se hizo mayor, y ya en su lecho de muerte llam√≥ a su sobrino:
- José, tengo que contarte una cosa muy importante antes de morir.
- No se preocupe, siempre he sospechado que usted era mi padre.
- No, no soy tu padre hijo, soy tu madre, tu padre es el Obispo!

Tags: bebes, gases, hijos, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+