XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de exorcista

Otros chistes

Chiste de verdes, animales, largos, matrimonios

Hace un día precioso de primavera de esos que casi hace calor. Un hombre y su mujer están pasando el día en el zoológico. Ella lleva un vestidito de tirantes, rosa, muy mono, muy primaveral. El lleva sus vaqueros y camiseta de siempre. Al ser pronto hay poca gente en el zoo. En su recorrido pasan por las jaulas de los simios y pasan delante de un gorila muy grande y peludo. Cuando este ve a la chica empieza a dar saltos. Saltando a las barras de la jaula se agarra con su mano y sus pies. Con la mano que le queda libre se golpea el pecho. Obviamente esta excitado al ver la chica guapa con su vestido de primavera.
El marido se percata de esto y le hace gracia. Sugiere a su mujer que le provoque un poco al gorila. Le dice que le haga morritos, que menee su trasero, etc. Ella lo hace y el gorila se excita aun mas. Esta pegando unos berridos que despertarían a los muertos. El marido le sugiere que deje caer uno de los tirantes del vestido y así enseñar un poco mas de piel. Ella lo hace y el gorila se pone que arranca las barras de la jaula.
- Ahora levántate un poco el vestido le dice para que se te vea las piernas y haz como que le abanicas con el vestido.
A estas alturas el gorila esta que no puede mas, esta dando volteretas hacia delante hacia atrás. De repente el hombre coge a su mujer fuertemente por el brazo, abre la jaula, la echa dentro con el gorila, vuelve a cerrar la puerta y le dice:
- Ahora dile que te duele la cabeza, andaaaaa, díseloooooo!!!.

Tags: zoológicos, gorilas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, buenos

Había una vez un niño y un conductor de bus y el niño dice:
- Si mi papa fuera un caballo y mi mama una llegua yo seria un caballito
- Si mi papa fuera un cerdo y mi mama una cerda yo seria un cerdito
... el conductor, de los nervios, no aguanta más y le dice :
- Si tu papa fuera gay y tu mama una prostituta , que serias:
y el niño dice :
- Seria un conductor de bus

Tags: autobús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- ¿y usted, cómo lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio idiota.

Tags: ciencias, matemáticas, física

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+