XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de follar

Otros chistes

Chiste de cortos, buenos, médicos

Un paciente llama al consultorio de su psiquiatra y le pregunta a la secretaria:
- Señorita, ¿está el psiquiatra?
- No señor, el doctor no está y, además señor, para su conocimiento, le aclaro que no se dice "psiquiatra", sino "siquiatra" porque la 'p' no se pronuncia. ¿Quiere dejarle algún mensaje, señor?
- Sí. Dígale que lo llamó edro érez, el aciente al que no se le one dura la olla y or eso tiene roblemas con las utas.

Tags: psiquiatras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Iban 2 mujeres por el supermercado, cuando de repente chocan sus carritos. Una de ellas y dice:
- Ops! Perdona, no te vi, iba distraída buscando a mi marido!
- Uuuiii! Yo también estaba buscando el mio...
- Si? Y como es?
- Ah! Es alto, moreno, ojos verdes, lleva unos vaqueros ajustados que le marcan su lindo culito y sus fuertes piernas. Una camiseta blanca, dejando a la vista sus musculosos brazos y resaltando sus pectorales trabajados.
- Y el tuyo?
- El mio que se joda! Vamos a buscar el tuyo!

Tags: feministas, supermercados, cachas, buenisimos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida rápida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comerá su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¿Por qué no come?
- ¡Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+