XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de fuego

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos, verdes

Entra a un café un hombre llevando a un mono con una correa.
Se sienta, pide una bebida para él y un zumo de plátano para el mono.
El animal se toma el zumo, tira el vaso al suelo y comienza a correr por todo el bar, lanzando gritos y haciendo destrozos.Finalmente, llega a la mesa de billar, se para, ve la bola blanca que esta sobre el pa√Īo
de la mesa; la agarra y se la come.
El due√Īo del bar, enfurecido, le recrimina al hombre:
- √ďigame, usted, ¬°Ese mono suyo es un salvaje, primero me destroza el bar y despu√©s se come mi bola de billar! Los voy a echar a patadas a usted y a ese bicho de mierda.
El hombre, avergonzado, le dice al due√Īo:
- No se preocupe amigo, yo le pago por todos los da√Īos.
Dicho esto, saca un fajo de billetes y se va.
Al cabo de una semana vuelven el hombre y su mono al mismo bar. El hombre pide un trago para él y un zumo de plátanos para el mono. El mono esta vez se comporta decentemente; se toma su trago y se pone a caminar mesa por mesa, pero sin romper nada. En esto que ve sobre una mesa un helado con una cereza encima. Agarra la cereza, la mira bien, y procede a metérsela en el culo con toda delicadeza. Se la saca, la vuelve a mirar, y se la come.
El due√Īo del bar, indignado, otra vez le recrimina al hombre:
- Oiga! Ese bicho asqueroso suyo es un inmundo!. ¬ŅVio lo que hizo? Delante de todos mis clientes, se mete una cereza en el culo y despu√©s se la come.
A lo que el hombre le contesta:
- Si, mire, tiene que comprenderlo, con lo que le costó cagar la bola de billar, ahora antes de comer cualquier cosa primero la mide.

Tags: frutas, monos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos, animales

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.

Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
- Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caer√° en esta zona.

El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.

Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.

Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.

Pero el granjero le contestó:
- Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.

Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Tags: reyes, burros, campesinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

En un restaurante uno de los comensales de una mesa, repara que el camarero, lleva una cucharilla de las de café en el bolsillo de la chaqueta.
Se fija un poco mas y comprueba que todos los camareros llevan cucharillas en los bolsillos de sus respectivas chaquetas.
Intrigado, le pregunta al camarero:
- Lo de la cucharilla en el bolsillo ¬Ņes por algo?
- Si se√Īor, es que ha habido una consultor√≠a para ahorrar costes. En ella se ha comprobado que la cucharilla de caf√© es la pieza que m√°s veces se suele caer al suelo, nosotros la reponemos inmediatamente y en el siguiente viaje a la cocina volvemos a colocarnos otra. De esta forma ahorramos un 3 por ciento de nuestro tiempo.
- Muy inteligente, s√≠ se√Īor.
Al rato, el mismo comensal, observa que le cuelga un hilito hábilmente disimulado de la bragueta. Igualmente comprueba que todos los camareros están en la misma situación.
Vuelve a preguntar al camarero:
- Lo del hilito en la bragueta ¬Ņseguro que tambi√©n tiene una explicaci√≥n?
- Efectivamente. En la misma auditoría se ha comprobado que por la cantidad de horas que nos pasamos en el restaurante, tenemos necesidad de ir varias veces al servicio. Con la cuerdecita nos la
sacamos sin tocarla, con lo cual evitamos perder tiempo
lav√°ndonos las manos lo que produce un ahorro del 4 por ciento en el total de la jornada.
Se queda el comensal pensando y dice:
- Bueno para sacarla, muy bien, pero ¬Ņc√≥mo se la guardan?
- Los demás no lo sé, yo uso la cucharilla.

Tags: restaurantes, camareros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, animales

Caperucita se encuentra con el lobo en medio del bosque y le dice:
- Lobo, ¡qué orejas más coloradas tienes!
- Sí...
- Lobo, ¡qué cara más roja tienes!
- Sí...
- Y... ¡qué hinchadas tienes las venas del cuello!
- Sí...
- Lobo, ¡qué abiertos tienes las ojos!
- ¡Siíííííííííííí!
- Lobo, ¡qué apretados tienes los dientes!
- Caperucita, ¬Ņ¬Ņ¬Ņpodr√≠as irte y dejarme cagar en paz???

Tags: cuentos, lobos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+