XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de gallinas

Chiste de verdes, infidelidad

Una gallina pone un huevo de medio kilogramo. Periódicos, emisoras de radio, televisoras... todos detrás de la gallina...
- Sra. Gallina.... ¬Ņc√≥mo ha logrado esa haza√Īa?
- Secreto de familia.
- ¬ŅQu√© planes tiene para el futuro?
- Poner un huevo de un kilogramo.
Los flashes de las cámaras también acosan al gallo...
- Sr. Gallo... ¬Ņc√≥mo han logrado semejante proeza?
- Secreto de familila.
- ¬ŅQu√© planes tiene para el futuro?
- Romperle el pescuezo al hijo de puta avestruz.

Tags: avestruces, huevos, gallos, gallinas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos

El gitano en paro, roba naranjas para venderlas por la calle como ‚Äúguachintonas‚ÄĚ sin saber que eran amargas.
Todos los días cambiaba de sitio para que no le pillaran.
Un d√≠a se pone a pregonar: ‚ÄúNaranjas guachintonas mu ricas. ¬ŅQui√©n quiere naranjas guachin? Baratas, a un euro los tres kilos. Vamos, que me las quitan
de las manos.
A esto que pasa un se√Īor con su hijo y le pregunta al gitano: ¬ŅEst√°n buenas las naranjas?
‚ÄúG√ľen√≠simas, super durses‚ÄĚ, contesta el gitano.
Pues dele a probar a mi hijo a ver qué tal.
El hijo prueba un gajo y le dice al gitano:
‚Äú¬°Me cago en...!‚ÄĚ, cay√©ndole dos lagrimones como dos sartenes.
El gitano le dice al padre: ‚ÄúEs delicaillo er ni√Īo, ¬Ņno?‚ÄĚ.
Y contesta el padre: ‚Äú¬ŅDelicaillo?,... si era mudo.

Tags: mudos, naranjas, gitanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, infidelidad, matrimonios

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga, le susurra ella, simula que eres una estatua.
- ¬ŅQu√© es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Ah, sólo una estatua!, responde ella con naturalidad-, los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma, le dice a la 'estatua', come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.

Tags: estatuas, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, verdes

Un farmac√©utico entra en la c√°rcel y le pregunta su compa√Īero de celda:
- ¬ŅPor que te trincaron?
- Es una historia muy larga.
- Ser√° por tiempo...
- Pues ahí va. Fui al médico a que me recetase la viagra, ya que yo soy farmacéutico, pero honrado. El médico me mandó al urólogo, el urólogo al medico, el médico me mandó a hacer unas pruebas para el corazón. Llegue a casa y me encontré a mi mujer con otro.
- ¬°Y lo mataste!
- No, le di por culo a él y después a mi mujer.
- ¡Te denunció el amante de tu mujer!
- No, pero estaba tan cabreado que fui al urólogo y le di por culo.
- ¡Te denunció el urólogo!
- Que va, se ve que le gustó. Después fui al médico y también le di por culo.
- ¡Fue el médico, te denunció el médico.
- Tampoco, a él también le gustó. Fue un día en el supermercado. Un tipo me pilló mangando una botella de whisky. Quiso convencerme para que no lo hiciera, y yo, le bajé los pantalones y le di bien dado, lo malo fue que a él no le gustó y era policía.
- Menos mal que aquí no hay viagra.
- No me hace falta. Es ver un culo y me pongo palote. ¬ŅEn qu√© litera voy a dormir?
- En la que quieras, yo esta noche no duermo.

Tags: cárceles, policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+