XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de gimnasios

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos

Una tortuguita comienza penosa y lentamente a subirse a un árbol. Después de varias horas de esfuerzo, cuando llega a la punta, se lanza al vacío y se da
un feroz golpe en el suelo.
Al rato, la misma tortuguita vuelve a hacer el esfuerzo y lentamente, trepando como puede, llega de nuevo casi a la punta, se lanza y se vuelve a dar otro costalazo.
Nuevamente, testaruda, hace otro tremendo esfuerzo y después de mucho rato y muchos jadeos, va llegando a la punta del árbol cuando se resbala, se vuelve
a caer, agita sus patitas y se pega nuevamente un gran golpe en el suelo.
En el mismo árbol en el extremo de una rama, había una pareja de palomas mirándola con lástima, entonces la paloma hembra le dice al palomo macho:
- Oye, querido, ¬ŅNo te parece que ya es hora de que le digamos a la tortuguita que ella es adoptada?

Tags: tortugas, palomas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
- ¬°Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensar√≠a si hiciera un peque√Īo gesto para con los jubilados...
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pas√© un poco y le dije que no ten√≠a verg√ľenza. Me mir√≥ fr√≠amente y empez√≥ a llenar otra infracci√≥n alegando que, adem√°s, el veh√≠culo no tra√≠a yo no s√© qu√© calcoman√≠a de la ITV. Entonces levant√© la voz para decirle que me hab√≠a percatado de que estaba tratando con un capullo, y que c√≥mo le hab√≠an dejado entrar en la Polic√≠a...
√Čl acab√≥ con la segunda infracci√≥n, la coloc√≥ debajo del limpiaparabrisas, y empez√≥ con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
√Čl, a cada insulto, respond√≠a con una nueva infracci√≥n. Con cada infracci√≥n que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacci√≥n de la venganza...
Después de la enésima infracción... le dije:
- Lo siento. Lo tengo que dejar, porque... ¬°Ah√≠ viene mi autob√ļs!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Tags: abuelos, jubilados, policías, multas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, suegras, matrimonios

Durante un atraco a un Banco, después de haber obtenido un buen botín y antes de darse a la fuga, el atracador muy nervioso, pregunta a un rehén:
- ¬ŅT√ļ me has visto robar este Banco? El reh√©n asustado le dice que s√≠, y el atracador le pega un tiro en la cabeza. Despu√©s se vuelve al resto de rehenes apunt√°ndoles y pregunta a dos mujeres y un hombre:
- ¬ŅMe hab√©is visto robar este Banco? Y el hombre, responde:
- Yo no he visto nada, pero mi mujer y mi suegra no han perdido detalle.

Tags: atraco, asesinatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, animales

En una aldea, un cuervo entra volando en la casa de un muchacho que vive solo, se posa en su hombro y le dice:
-Si me das 10 granos de maíz, ahora y 10 después, cabrón,te consigo una mujer para hacer el amor. Yo sé cuando tienen ganas,
El joven le da los 10 granos de maíz, el cuervo se los come, y le dice el joven.
-Venga, vete a buscar esa mujer.
El cuervo se va volando, se posa en la reja del huerto del joven, pasa una veintea√Īera por su lado y le dice:
-¬ŅUn polvo, Carmi√Īa?
-¬°A tu madre le vas a echar un polvo!
-No te pongas así, bonita, yo sólo digo lo que me dijo el Venancio que te dijera... Por cierto, dijo que te echaría cinco polvetes, yo creo que exagera.
La muchacha, enojada, llama a la puerta de la casa del Venancio, que abre la puerta, a torso descubierto, ense√Īando su musculatura de herrero.
-¬ŅQu√© quieres, Carmi√Īa?
-¬ŅLe mandaste al cuervo decir las tonter√≠as que dijo?
Piénsate bien lo que respondes, ya sabes que mi marido es capador.
-¬°¬ŅYo?! Es √©l, dice que nota cuando una mujer tiene ganas.
-¬ŅTengo cara de pasar hambre?
-¬°Yo qu√© s√©! Una cosa es cierta, a√ļn siendo la mujer del capador, si tuvieras ganas, te echaba media docena.
Carmi√Īa, viendo que el joven est√° como un queso, y que lleva meses a pan y agua, se mete en la casa del Venancio y sale dos horas m√°s tarde. Entra el cuervo y le dice al joven:
-Mis 10 granos de maíz, cabrón.
Venancio le da el maíz:
¬ŅQui√©n te ense√Ī√≥ a decir, cabr√≥n?
-A ti que te importa, cabrón.
Al día siguiente le dice Venancio al cuervo:
-Hoy quiero que me traigas a alguien que sea especial.
-Como t√ļ digas, cabr√≥n.
Poco después llaman a la puerta, Venancio abre a torso descubierto, y en la puerta está una vieja, fea como un demonio, tuerta, coja y jorobada, que le dice:
-Tira para dentro si no quieres que el capador sepa que te tiraste a su mujer-
Tres horas m√°s tarde sale la vieja con una sonrisa de oreja a oreja, el cuervo se posa en su hombro y le dice:
-¬ŅMe tienes el ma√≠z preparado?
-Tengo, cabrón.

Tags: cuervos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+