XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de gobierno

Otros chistes

Chiste de buenos

El gitano en paro, roba naranjas para venderlas por la calle como “guachintonas” sin saber que eran amargas.
Todos los días cambiaba de sitio para que no le pillaran.
Un día se pone a pregonar: “Naranjas guachintonas mu ricas. ¿Quién quiere naranjas guachin? Baratas, a un euro los tres kilos. Vamos, que me las quitan
de las manos.
A esto que pasa un señor con su hijo y le pregunta al gitano: ¿Están buenas las naranjas?
“Güenísimas, super durses”, contesta el gitano.
Pues dele a probar a mi hijo a ver qué tal.
El hijo prueba un gajo y le dice al gitano:
“¡Me cago en...!”, cayéndole dos lagrimones como dos sartenes.
El gitano le dice al padre: “Es delicaillo er niño, ¿no?”.
Y contesta el padre: “¿Delicaillo?,... si era mudo.

Tags: mudos, naranjas, gitanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Jaimito, niños, profesores

Llega Jaimito a la escuela y la maestra le dice:
- ¡Felicitaciones Jaimito, felicitaciones!
Jaimito le pregunta a la maestra:
- ¿Maestra por qué me felicita si hoy no es mi cumpleaños?
La maestra le dice:
- Es que tú eres el primero en llegar al colegio.
- Ah, es que mi tío es futbolista profesional.
- ¿Qué tiene que ver eso con que tú llegues temprano a la escuela? Le pregunta la maestra.
- Es que él me trae a patadas.

Tags: futbolistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Llega Tomás a un hotel y pide habitación.
El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.
Tomás le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.
A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
- Perfectamente -responde Tomás.- ¡Muchas gracias!
- ¿Y el señor de los ronquidos?
- Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga. ¡¡¡Y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!!!

Tags: hoteles, ronquidos, habitaciones, hombres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+