XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de golf

Chiste de buenos, religión

A fin de relajarse tras su ardua labor de predicar y obrar milagros, Jesús decide tomarse un descanso a orillas del mar de Galilea.
Durante una partida de golf con uno de los apóstoles, se encuentra con que ha de llevar a cabo un golpe complicado; Jesús lo hace mal y la pelota termina en el agua. Así que recurre a su truco habitual: camina sobre las aguas hasta donde está la pelota, se agacha y la recoge. Cuando Jesús intenta repetir el golpe, el apóstol le dice que es muy difícil:
- Sólo alguien como Tiger Woods puede conseguirlo;
Jesús le contesta
- Soy el hijo de Dios, puedo hacer cualquier cosa que haga Tiger Woods!
y repite el golpe. La pelota acaba de nuevo en el agua, de manera que Jesús vuelve a caminar sobre su superficie para recuperarla. En ese momento, pasa por allí un grupo de turistas americanos, y uno de ellos, al observar lo que ocurre, se vuelve hacia el apóstol y le dice:
- Dios mío, ¿quién es ese tipo? ¿Es que se cree Jesús o qué?
A lo que el apóstol le contesta:
- No, se cree Tiger Woods!

Tags: golf, deportes, Jesús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, amigos

Dos tíos están jugando al golf cuando uno de ellos le pega con la pelota a otro jugador en el extremo opuesto del campo. Cuando se acercan, ven que el hombre está muerto, y tiene la cabeza cubierta de sangre porque se le ha quedado la pelota incrustada en su nuca.
- ¡Dios mío! ¿Y ahora qué hago?
- Yo intentaría sacar la pelota del hoyo con un hierro del nueve.

Tags: deportes, golf, asesinatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, amigos

Estos eran cuatro directivos de empresa, que estaban jugando al golf en el lujoso club local. Al rato de estar jugando, uno de ellos comenta que necesita ir al baño y les pide que suspendan un par de minutos el partido. Los otros, todos unos caballeros, no ponen inconveniente alguno y aprovechando el breve descanso, se ponen a charlar de sus cosas:

- No es por presumir, pero a mi hijo le esta yendo de cine en el negocio inmobiliario. Ha ganado tanto dinero este año, que hasta se ha permitido el lujo de regalarle un chalet a uno de sus amigos...

- Pues tampoco es por presumir, pero ya sabeis que mi hijo se ha dedicado al negocio del automóvil. Esta especializado en coches de importación y gana tanto dinero que hasta le regaló un Ferrari a uno de sus amigos...

- Pues deben ser los tiempos, porque el mío tiene una sociedad de Cambio y Bolsa y fijaros si le le estará yendo bien, que hasta le regaló a uno de sus amigos un paquete de acciones de las mejores...

En eso regresa el que se había ido apurado en el baño y los otros tres, antes de reanudar el juego y por educación, le preguntan por su hijo:

- Pues la verdad, mal -responde el cuarto directivo- Ya sabéis que desde pequeño me ha salido con tendencias homosexuales: ahora es una loca y trabaja en un salón de belleza. Pero ha de ser bueno en lo que hace, porque uno de sus novios le ha regalado una casa, otro un Ferrari y otro un paquete de acciones de las más buenas.

Tags: millonarios, golf, gays

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de religión

Un buen día están jugando al golf Moisés, Jesucristo y un hombre mayor. A esto que coge Moisés se prepara y paff, la bola directa al agua. Toda la gente oooh! y dice Moisés:
- No pasa nada. Coge el palo, lo hinca en el suelo y se separan las aguas le pega de nuevo a la bola y directa al hoyo...la gente se volvió loca.
A esto que llega Jesucristo se prepara y paff, la bola otra vez al agua, pero esta vez queda flotando coge Jesucristo empieza a andar por el agua le pega a la bola y al hoyo.
Ahora le toca al anciano, le pega y la bola directa al agua, pero justo antes de llegar sale un pez, se come la bola y antes de que caiga el pez al agua aparece una gaviota que se come al pez. A la gaviota le cae un rayo, se cae al suelo abre el pico sale la bola y se cuela en el hoyo...a esto que dice Jesucristo:
- Mira papá si empiezas con chulerías yo no juego

Tags: Jesús, deportes, Dios, Moisés, golf

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, infidelidad

Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
- ¿Y vos de qué moriste?
- Congelado, ¿Y tú?
- De la risa.
- ¿Cómo que de la risa?
- Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
- ¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!

Tags: buenisimos, cornudos, risas, neveras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de suegras, infidelidad, buenos, largos, zapatos, infidelidad

Un señor entra a una zapatería y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarle señor?
-Quiero unos zapatos del número 42.
-Verá, señor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un número 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Está bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del número 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compró unos zapatos tan pequeños, se le acerca y le dice:
-Señor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¿cómo es que compra sus zapatos tan pequeños, si se ve que está sufriendo porque no le quedan bien?
- Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me engaña con un compañero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares... ¡El único placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos malditos zapatos!

Tags: famílias, yonkis, zapatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+