XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de granada

Chiste de religión, largos, buenos

Un cura granadino est√° en la iglesia y viene el obispo y le dice:
-TIenes que irte a sevilla.
Y el cura, que odia a los sevillanos, se tuvo que ir.
Entonces est√° dando la primera misa y empieza a hablar de Ad√°n y Eva:
-Ad√°n, bueno, puro... ¬°del barrio de la Chana, de Granada!
-Eva, mala, impura... ¬°del barrio de la Macarena, de Sevilla!
Y todo el mundo alborotado.
Al día siguiente da la segunda misa y se pone a hablar de Caín y Abel:
-Abel, bueno, puro... ¡del barrio del Zaidín, de Granada!
-Caín, malo, impuro... ¡del barrio del Nervión, de Sevilla!
Y todo el mundo alborotado de nuevo.
Al finalizar la misa, se le acerca el obispo de Sevilla y le dice:
-Esto no puede seguir as√≠, ma√Īana das la √ļltima misa y te vas.
A lo que piensa el cura:
<>
Al d√≠a siguiente habla de la √öltima Cena, donde todos los ap√≥stoles se acercaban a Jes√ļs diciendo:
-¬ŅSer√© yo, maestro?
-No, no ser√°s tu, Pedro.
-¬ŅSer√© yo, maestro?
-No, no ser√°s tu, Juan.
Así hasta que le toca el turno a Judas y este se acerca y le dice:
-¬Ņ¬Ņ¬Ņ¬°¬°¬°¬°ZER√Č YO, MI√ĀRMA!!!!???

Tags: granada, sevilla, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos, largos

Iba un hombre caminando por la selva, cuando de pronto lo rodea un grupo de salvajes caníbales, y se veía que no tenían muy buenas intenciones.
- ¬°Ya estoy muerto!
En eso, el cielo se abre, aparece un rayo de luz y se escucha una voz profunda que le dice:
- No, todavía no, lo que debes hacer es quitarle la lanza al jefe caníbal y clavársela a su hijo en el corazón.
Entonces, el hombre pelea con el jefe, le quita su lanza y se la clava en el pecho al peque√Īo que estaba junto a √©l, ante el asombro de todos los can√≠bales. El hombre mira al cielo otra vez, y vuelve a escuchar la voz:
- Ahora sí ¡Ahora si que estás muerto!

Tags: caníbales, Dios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+