XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de grasas

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Era el examen final de inglés en la facultad. Como muchos de los exámenes universitarios, su principal objetivo era eliminar a los nuevos estudiantes. El examen duraba dos horas y cada estudiante recibió su correspondiente hoja de examen con las preguntas.
El profesor era muy recto y severo, catedrático a la antigua usanza, y le dijo a toda la clase que si el examen no estaba sobre su mesa después de dos horas exactamente, no se aceptaría, y el estudiante sería suspendido.
Media hora después de empezar el examen, un estudiante entró por la puerta y le pidió una hoja de examen al profesor:
- No va a tener tiempo usted para terminarlo, dijo el profesor al d√°rsela.
- Si que lo terminaré, contestó el estudiante.
Se sentó y empezó a escribir. Después de dos horas, el profesor pidió los exámenes, y todos los estudiantes, en ordenada fila, los entregaron. Todos menos el que había llegado tarde, que continuó escribiendo como si nada pasase.
Despu√©s de otra media hora, este √ļltimo estudiante se acerc√≥ a la mesa donde se encontraba el profesor sentado leyendo un libro. En el instante en que intent√≥ poner su examen encima del mont√≥n, dijo el profesor al alumno:
- Ni lo intente. No puedo aceptar eso. Ha terminado tarde.
El estudiante lo miró furioso e incrédulo.
- ¬ŅSabe qui√©n soy? -le pregunt√≥-.
- No, no tengo ni la menor idea -contestó el profesor en tono de voz sarcástico-.
- ¬ŅSabe qui√©n soy? -pregunt√≥ nuevamente el estudiante, apunt√°ndose a su propio pecho con su dedo, y acerc√°ndose de manera intimidante-.
- No, y no me importa en absoluto -contestó el profesor con un aire de superioridad-
En ese momento, el estudiante cogió rápidamente su examen y lo metió en medio del montón, entre todos los demás.
- ¡Eso es perfecto! -exclamó-.
Y se marchó.

Tags: estudiantes, profesores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

Tres hermanas, de 96, 94 y 92 a√Īos de edad viv√≠an en su casa juntas. Una noche la de 96 empieza a llenar la tina para darse un ba√Īo,pone un pie dentro de la tina, hace una pausa y grita:
- ¬ŅAlguien sabe si me estaba metiendo a tomar un ba√Īo o estaba saliendo de ba√Īarme?
La hermana de 94 le responde:
- No se, deja subo para ver......
Empieza a subir las escaleras, hace una pausa y grita:
-¬ŅEstaba yo subiendo las escaleras o las estaba bajando?
La hermana menor de 92 estaba sentada en la cocina tom√°ndose una taza de te y escuchando a sus hermanas. Mueve su cabeza y piensa:
- Espero nunca ser así de olvidadiza,!!Toco madera!!
Y toca tres veces sobre mesa y luego les responde;
- Ahora voy ayudaros! Un momento que voy a ver quien est√° tocando la puerta!!

Tags: alzheimer, memoria

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un hombre ciego entra en un "bar de chicas" por equivocaci√≥n. Se las apa√Īa para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

- Eh, t√ļ, te gustar√≠a o√≠r un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y √°spera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, se√Īor, y en atenci√≥n a su minusval√≠a f√≠sica que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: - Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cintur√≥n negro de k√°rate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y tambi√©n es rubia. Y ahora que sabe eso, pi√©nselo cuidadosamente. ¬ŅDe verdad todav√≠a quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
- Naaa... Pues no lo cuento....Paso de tener que explicarlo cinco veces!

Tags: rubias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+