XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de huerfanos

Otros chistes

Chiste de amigos, buenos, largos, infidelidad

Est√°n tres amigos viendo un partido de f√ļtbol cuando llega el descanso y empiezan a hablar de sus cosas‚Ķ

Amigo 1: ‚Äď Jodeerrrr, mi novia es muy tonta‚Ķ Me dice el otro d√≠a que se va de tiendas, venga a comprar, venga a comprar ¬°y va y se compra cuatro ruedas! ¬°¬°La madre que la pari√≥‚Ķ pero si no tiene cocheeeeee!!

Amigo 2: ‚Äď Uyyyy consu√©late, porque creo que mi novia es m√°s tonta que la tuya‚Ķ Va y se me presenta con dos lotes de seis pel√≠culas cada uno de dvd‚Äôs. ¬°¬°Joder pero si no tenemos dvd‚Ķ ser√° tonta del culo!!

Amigo 3: ‚Äď No, no‚Ķ ni idea ten√©is de lo que es la novia m√°s tonta del mundo. Mirad, la m√≠a me viene el otro d√≠a de la farmacia con diez cajas de condones para irse de vacaciones con sus amigas a Ibiza, y‚Ķ ¬°¬°NO TIENE POLLA T√ćOS, NO TIENE POLLA!!

Tags: novias, futbol

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ni√Īos, profesores, verdes, Jaimito

Una vez la maestra estaba escribiendo en la pizarra y se le cae la tiza. Se agacha a recogerla y, como tiene una minifalda, los alumnos se ríen. La maestra dice:
- Quien haya visto algo estar√° suspendido.

Mira a uno y le pregunta:
- T√ļ, ¬Ņqu√© has visto?
- Yo vi las pantorrillas.
- Un mes suspendido! Fuera!

A otro estudiante:
- T√ļ, ¬Ņqu√© has visto?
- Yo vi los muslos.
- Dos meses suspendido! Fuera!

A otro estudiante:
- T√ļ, ¬Ņqu√© has visto?
- Yo vi una parte de una nalga.
- Tres meses suspendido! Fuera!

A Jaimito:
- Y t√ļ, Jaimito, ¬Ņqu√© has visto?
- Bueno, chicos, nos vemos el a√Īo que viene...

Tags: profesora

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, largos, ladrones

Un atraco a una joyería La policía, como no, acude rápidamente al lugar de lo hechos, tras varias horas
inspeccionando la zona, ni una sola pista. En esto que comenta el guardia a su compa√Īero:
- No podemos presentarnos ante el jefe con las manos vac√≠as, ya sabes que tiene muy mala leche ¬Ņqu√© hacemos?
El compa√Īero se queda mirando un rato el lugar, y en un portal cercano ve durmiendo pl√°cidamente un borracho, y dice:
- ¬°Ya est√°!, principal sospechoso el borracho
Se lo llevan a comisaría. Una vez allí, comienza el interrogatorio por parte de "cabreado" inspector:
- Muy bien simp√°tico ¬Ņd√≥nde est√°n las joyas? (el borracho ni palabra)
-¬ŅQue d√≥nde est√°n las joyas, no disimule? (y el borracho medio dormido, ni palabra)
Tras preguntarle unas 10 veces, y lógicamente no encontrar respuesta, dice:
- ¡Guardia tráigame un caldero de agua fría, verá como se espabila éste!
Le coge la cabeza al borracho y comienza a meterla en el caldero mientras le pregunta una y otra vez:
- ¬ŅD√≥nde est√°n las joyas? ¬°colabore! ¬Ņd√≥nde est√°n la joyas?
El borracho comienza a despertar, y tras unos minutos, y sin entender nada de lo que pasaba, grita:
- ¬°Contraten un buzo por favor, que yo no las encuentro!

Tags: policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados contin√ļan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capit√°n.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tr√°ingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+