XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de impresoras

Otros chistes

Chiste de verdes, largos, buenos

Un tipo ya maduro se hace socio de un club nudista muy exclusivo, por simple curiosidad, en busca de nuevas emociones. Como era su primer día, se quita la ropa como todo el mundo y sale a dar vueltas por el lugar. Una linda rubia aparece por ahí, en cueros vivos y él tipo -sin poder controlarlo- nota como su miembro se le empina. La maciza, que ha detectado la descomunal erección, se acerca sensual:
- ¿Me ha llamado, señor?
- ¿Yo? No, ¿por qué?
- Usted debe ser nuevo; le voy a explicar. Aquí tenemos una regla: si le provoco una erección, quiere decir que usted me ha llamado, que usted me desea.
Sonriente, la chica lo lleva a un jardín y se tumba en una toalla; invita al paisano a echarse y se deja hacer todo lo que el hombre desea, de todas las formas posibles y en todas las posturas imagibales. El hombre, loco de contento y satisfecho de tanto placer, sigue explorando las delicias de aquel campo.

Entra en la sauna, se sienta e involuntariamente se le escapa un pedo. Sonriente, de inmediato se le acerca un tipo enorme, peludo y con una erección del tamaño de un bate de béisbol:
- ¿Me ha llamado, señor?
- ¡¿Yo?! No, ¿por qué?
- Usted debe ser nuevo aquí. Le voy a explicar: tenemos una regla que dice que si te tiras un pedo, significa que me ha llamado, que usted me desea.
Dicho esto, el gigantón voltea a nuestro personaje, lo pone a cuatro patas y se lo encaloma de todas las formas posibles... Luego se marcha.
El novicio, con mucha dificultad porque tiene el culo hecho trizas, se dirige como puede a la oficina del club. Una recepcionista desnuda lo saluda muy sonriente:
- ¿Puedo ayudarlo, señor?
- Le devuelvo su llave y su tarjeta. Puede quedarse con los 500 euros de cuota inicial.
- ¡Pero, señor, usted tan sólo ha estado aquí un par de horas y solamente ha visto dos de nuestras instalaciones!
- Escúchame, guapa.. -replica el tipo, mirando fijamente a la tetuda- Yo tengo ya 58 años. A duras penas tengo una erección a la semana, pero me tiro como 15 pedos al día... ¡No me sale a cuenta, gracias!

Tags: nudistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de suegras, buenos, largos

- Una suegra salió a pasear con uno de sus tres yernos. Mientras pasaban por el parque, la señora se resbala, cae en el lago y se empieza a ahogar. Sin dudarlo un momento, el yerno se tira al agua y la rescata.
- Al día siguiente, el yerno sale y encuentra un coche último modelo con una nota pegada en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegra, que te quiere. "
- Una semana después la suegra sale a pasear con su segundo yerno. Al pasar por el mismo lago, la señora se vuelve a resbalar y cae al agua. De inmediato su segundo yerno se mete al lago y la salva.
- Al día siguiente, el segundo yerno encuentra frente a su casa un coche último modelo y una nota que dice: " Gracias de parte de tu suegra, que te quiere."
- Una semana más tarde la suegra sale a pasear con su tercer yerno. La historia se repite, y la señora se cae al lago.
- Sólo que esta vez el yerno se sienta en el suelo y se ríe mientras ve a la señora ahogarse y hundirse en el agua.
- Al día siguiente, el tercer yerno sale y encuentra un coche último modelo con una nota en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegro, que te quiere. "

Tags: coches, regalos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, médicos, infidelidad

Esto es una mujer que va al centro médico a recoger el resultado de los análisis de su marido.
Cuando le toca su turno, un enfermero le informa que existe un problema ya que tienen otro paciente con el mismo nombre y apellido que el de su marido y no saben cuál es el resultado analítico que corresponde a cada uno. Uno tiene Alzheimer y el otro una enfermedad venérea.
- Entonces….- dice la mujer - como podemos saber lo que tiene mi marido.
- Mire señora. - dice el enfermero - Para saber si es una cosa u otra, la solución que hemos pensado es la siguiente:
- Lleve a su marido a un centro comercial o a un parque público. Cuando estén allí, lo despista y lo deja solo. Si su marido logra volver solo a casa, no se acueste con él.

Tags: alzheimer

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+