XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de infidelidad

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Un grupo de mujeres jóvenes está de vacaciones y de pronto
encuentran un hotel de cinco pisos, con un cartel que dice "Exclusivamente para mujeres".
Como están sin sus parejas, deciden entrar para ver si vale la pena alojarse allí.

El recepcionista, un hombre muy atractivo, les explica cómo es el hotel.
- Tenemos cinco pisos... vayan piso por piso, y cuando encuentren lo que buscan, vienen a registrarse. Es f√°cil decidir, porque en cada piso hay
avisos que indican qué contienen.

Así que entran y, en el primer piso, en el aviso se lee, "Aquí, todos los hombres son pésimos haciendo el amor, pero son muy sensibles y amables". Las amigas se ríen a carcajadas y sin dudar suben al piso siguiente.

El aviso del segundo piso dice, "Aquí, todos los hombres hacen el amor de modo maravilloso, pero generalmente tratan mal a las mujeres".

Esto no les parece aceptable, así que las mujeres siguen al tercer piso, donde en el aviso se lee, "Aquí, todos los hombres son amantes excelentes, y son sensibles a las necesidades de las mujeres". Esto se ve bueno, pero todavía faltan dos pisos.

En el cuarto piso, el aviso es sorprendente:
"Aquí todos los hombres tienen cuerpos perfectos; son muy sensibles y atentos con las mujeres; son amantes perfectos; todos son solteros, con mucho dinero y dispuestos a casarse".
Definitivamente es perfecto, pero las mujeres están intrigadas por ver qué hay en el quinto piso, antes de quedarse en el cuarto piso.

Cuando ellas llegan al quinto piso, en el aviso dice: "Aquí no hay hombres. Este piso se construyó sólo para probar que es imposible complacer a una mujer".

Tags: hoteles, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida r√°pida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comer√° su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¬ŅPor qu√© no come?
- ¬°Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+