XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de infidelidades

Otros chistes

Chiste de ancianos, borrachos

Estaba un borracho haciendo autostop, entonces un camionero se detiene y lo monta en el camión.

El borracho empieza a preguntar una por una las funciones de todos los botones que tenía el tablero, pero había un botón que no servía para nada, entonces como el chófer estaba harto por las preguntas del borracho, le dice que ese botón sirve para que cuando él viera a una viejecita aprete ese botón y la atropella.

El borracho queda asombrado pero no dice nada. Al cabo de una hora pasan por un pueblo que pegaba a la carretera que viene cruzando una viejecita, el borracho al verla aprieta desesperadamente el botón y el chófer la esquiva y se escucha un gran golpe, entonces el borracho le dice al chófer:

- Mira, manda a arreglar ese botón porque si no abro la puerta fallamos la vieja.

Tags: autostop, camiones, camioneros, viejas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad, matrimonios

Una mujer está en la cama con su amante cuando oye al marido llegar y dice al amante:
- Vamos, de prisa, quédate parado alli en la esquina.
Rápidamente, ella cubre el cuerpo del amante con aceite y lo salpica con talco por encima y le dice:
- No te muevas hasta que yo te diga, finge que eres una estatua, yo vi una igualita en casa de los Almeida.
En eso, el marido entra y pregunta:
– ¿Que es ésto?
Ella, fingiendo naturalidad contesta:
- ¿Eso? ah, es sólo una estatua. Los Almeida colocaron una en el cuarto de ellos y me gustó tanto que compre una igual.
Y no se habló más de la estatua. A las dos de la madrugada, la mujer está durmiendo y el marido todavía está viendo TV. De repente, el marido se levanta, camina hasta la cocina, prepara un sandwich, agarra una lata de cerveza y va para el cuarto.
Alli, se dirige a la estatua y le dice:
- Toma cabrón, come y bebe algo, yo me quede dos dias parado como idiota en el cuarto de los Almeida y ni un vaso de agua me ofrecieron.

Tags: estatua

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+