XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de inmigrantes

Chiste de buenos

En un lujoso barrio de Madrid, lleno de mansiones, un hombre de aspecto desaliñado llama a una de las casas.
La dueña de casa abre y él le dice:
- Yo ser inmigrante buscando trabajo. Por favor ¿podría
ayudarme?
La señora, que estaba entretenida tomando café con unas amigas, se compadece y le dice:
- Tengo algo que usted puede hacer: tome este bote de pintura verde y de la vuelta a la casa. En la parte trasera encontrará un porche que necesita pintura.
Tres horas más tarde el hombre regresa contento, esperando cobrar una buena propina, y le dice:
- Listo, ya terminé señora. Pero, yo inmigrante de Polonia, conocer bien autos europeos, ese no ser un Porsche sino un Mercedes.

Tags: inmigrantes, coches, pintura, pintores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de cortos

El padre le dice al hijo:
- Oye hijo, ve a buscar el martillo a la casa de Jordi.
- Bueno padre enseguida voy.
Llega a la casa de Jordi y le dice:
- ¡Jordi! mi padre dice que si me puedes prestar el martillo.
A la media hora vuelve el hijo y le dice al padre:
- ¡Padre, Padre! Jordi dice que no nos quiere prestar el martillo porque dice que se gasta.
- Este Jordi ¡Racano de mierda! Bueno, no te preocupes hijo, ve a buscar el nuestro.

Tags: padres, catalanes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

El gitano en paro, roba naranjas para venderlas por la calle como “guachintonas” sin saber que eran amargas.
Todos los días cambiaba de sitio para que no le pillaran.
Un día se pone a pregonar: “Naranjas guachintonas mu ricas. ¿Quién quiere naranjas guachin? Baratas, a un euro los tres kilos. Vamos, que me las quitan
de las manos.
A esto que pasa un señor con su hijo y le pregunta al gitano: ¿Están buenas las naranjas?
“Güenísimas, super durses”, contesta el gitano.
Pues dele a probar a mi hijo a ver qué tal.
El hijo prueba un gajo y le dice al gitano:
“¡Me cago en...!”, cayéndole dos lagrimones como dos sartenes.
El gitano le dice al padre: “Es delicaillo er niño, ¿no?”.
Y contesta el padre: “¿Delicaillo?,... si era mudo.

Tags: mudos, naranjas, gitanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+