XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de intel

Chiste de inform√°tica, frikis

Un ingeniero de Microsoft, uno de Intel y un programador de Linux se encuentran en el lavabo. El de Microsoft acaba el primero, y a la hora de lavarse las manos lo hace a conciencia, con mucho jabón y agua, y para secarse usa un montón de toallitas de papel, y dice:
- Los de Microsoft, lo que hacemos lo hacemos bien.
El ingeniero de Intel, también se lava a conciencia, pero utiliza muy poca agua y muy poco jabón, y para secarse utiliza una esquinita de una toallita de papel. Cuando acaba dice:
- Los de Intel, adem√°s de hacerlo bien, lo optimizamos al m√°ximo.
El programador de Linux, sin lavarse, mira a los otros dos y dice:
- Los de Linux no nos meamos en las manos...

Tags: Microsoft, Linux, intel, lavabos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos

Los indios de una remota reserva preguntaron a su nuevo jefe si el próximo invierno iba a ser frío o apacible.
Dado que el jefe había sido educado en una sociedad moderna, no conocía los viejos trucos indios.
Así que, cuando miró el cielo, se vio incapaz de adivinar qué iba a suceder con el tiempo...
De cualquier manera, para no parecer dubitativo, respondi√≥ que el invierno iba a ser verdaderamente fr√≠o, y que los miembros de la tribu deb√≠an recoger le√Īa para estar preparados.
No obstante, como también era un dirigente práctico, a los pocos días tuvo la idea de telefonear al Servicio Nacional de meteorología.
-¬ŅEl pr√≥ximo invierno ser√° muy fr√≠o? - pregunt√≥.
-Sí, parece que el próximo invierno será bastante frío - respondió el meteorólogo de guardia.
De modo que el jefe volvi√≥ con su gente y les dijo que se pusieran a juntar todav√≠a m√°s le√Īa, para estar a√ļn m√°s preparados.
Una semana después, el jefe llamó otra vez al Servicio Nacional de meteorología y preguntó:
-¬ŅSer√° un invierno muy fr√≠o?
-Sí - respondió el meteorólogo- va a ser un invierno muy frío.
Honestamente preocupado por su gente, el jefe volvi√≥ al campamento y orden√≥ a sus hermanos que recogiesen toda la le√Īa posible, ya que parec√≠a que el invierno iba a ser verdaderamente crudo.
Dos semanas más tarde, el jefe llamó nuevamente al Servicio Nacional de Meteorología:
-¬ŅEst√°n ustedes absolutamente seguros de que el pr√≥ximo invierno habr√° de ser muy fr√≠o?
-Absolutamente, sin duda alguna - respondió el meteorólogo - va a ser uno de los inviernos más fríos que se hayan conocido.
-¬ŅY c√≥mo pueden estar ustedes tan seguros?
- Co√Īo, porque los indios est√°n recogiendo le√Īa como locos!!!

Tags: buenisimos, indios, tiempo, invierno

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

En el manicomio, un loco gritaba:
- ¬°Yo soy el enviado de Dios!
Se le acerca otro loco y le dice:
- No, ¬°Yo soy el enviado de Dios!
Y así, los dos locos discuten.
Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:
- ¬ŅQu√© pasa aqu√≠?
Y el primer loco dice:
- ¬°Yo soy el enviado de Dios!
Y el segundo dice:
- No, ¬°Yo soy el enviado de Dios!
Entonces, el tercer loco dice:
- Un momento... ¬°Yo no he enviado a nadie!

Tags: psiqui√°tricos, locos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos, animales

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.

Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
- Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caer√° en esta zona.

El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.

Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.

Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.

Pero el granjero le contestó:
- Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.

Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Tags: reyes, burros, campesinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+