XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de inventores

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autob√ļs repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al ch√≥fer y le da un gran pu√Īado de cacahuetes sin c√°scara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro pu√Īado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena se√Īora, es muy amable de su parte regal√°ndome tantos cacahuetes, pero‚Ķ‚Ķ ¬Ņusted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecer√≠an tambi√©n unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos

Un camillero mientras lleva al paciente camino del quirófano:
- Pero ¬Ņpor qu√© tiembla usted tanto?
- Es que he oído que la enfermera decía que la operación de apendicitis es muy sencilla y que no había por qué estar nervioso y que todo iba a salir bien.
- Pues claro, todo eso se lo dijo para tranquilizarle porque es verdad.
- No, no, si es que no me lo decía a mi, sino al cirujano!

Tags: doctores, hospitales, operación, apendicitis, enfermeras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un transportista llevaba una partida de ping√ľinos hacia el zool√≥gico, cuando a medio camino se le estropea el cami√≥n refrigerado. Preocupado, trata de reparar el problema pero ve pasar un cami√≥n repartidor de leche y consigue que se detenga.

Entonces le dice al lechero:
- Mira, te voy a dar 500 euros para que me hagas el favor de llevar estos ping√ľinos al zool√≥gico.

El lechero acepta el dinero y se lleva con gusto los ping√ľinos en su cami√≥n refrigerado.
Mientras tanto, el transportista logra arreglar el da√Īo, y de inmediato enfila hacia el zool√≥gico.

En cuanto llega, ve salir al lechero, con los ping√ľinos detr√°s de √©l, en fila. El ch√≥fer le pregunta al lechero:

- ¬ŅA donde vas con los ping√ľinos?
El lechero se lo queda mirando y le responde:

- Ya los llevé al zoológico, pero como me sobró dinero, ahora los pensaba llevar al cine..."

Tags: zool√≥gicos, ping√ľinos, camioneros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+