XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de joyerías

Chiste de ladrones, ancianos

Hubo un robo en una joyería de la capital. Llega la policía y encuentra las ventanas rotas y a un viejito mendigo cerca de la puerta. Los policías dicen:
- ¡Este es el ladrón! Llevémoslo a la pileta del parque para que confiese.
Lo llevan y lo meten de cabeza dentro del estanque; lo sacan y le preguntan:
- ¿Dónde están las joyas?
El viejito no contesta nada, entonces lo vuelven a meter durante más tiempo. Lo sacan de nuevo:
- ¿Dónde están las joyas?
Nada que contesta, lo meten la tercera vez, durante dos minutos, entonces el viejito levanta una mano; un policía dice:
- ¡Ya va a hablar!
Lo sacan y le preguntan:
- A ver, ¿Dónde están las joyas? ¿Qué tiene que decir?
Contesta el viejito:
- Que llamen a un buzo porque yo no veo nada en el estanque

Tags: policías, joyerías, joyas, mendigos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, cortos, buenos

La esposa que llama desesperada y molesta a la recepción del hotel:
- Por favor vengan rápido que estoy teniendo una discusión con mi esposo y él dice que va a saltar por la ventana.
De la recepción le responden:
- Señora, ese es un asunto personal.
Y la esposa contesta:
- Sí, señor, pero la ventana no se abre, y eso ya es un problema de mantenimiento de ustedes.

Tags: hoteles, suicidios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos, largos, verdes

Esto era un cura que en los últimos meses notó que tenia la barriga cada vez más hinchada, así que se fue al médico a pedir consejo. Una vez en el hospital los médicos vieron que eran gases, nada grave y quisieron gastarle una broma, lo anestesiaron, le sacaron los gases y le pusieron a un bebé huérfano al lado, al despertar el médico le dijo:
- Le hemos sacado de la barriga este niño.
El cura preocupado se fue para su casa y allí les dijo a sus amigos y conocidos que el bebé era un sobrino suyo que se había quedado huérfano.
Pasaron los años y el cura se hizo mayor, y ya en su lecho de muerte llamó a su sobrino:
- José, tengo que contarte una cosa muy importante antes de morir.
- No se preocupe, siempre he sospechado que usted era mi padre.
- No, no soy tu padre hijo, soy tu madre, tu padre es el Obispo!

Tags: bebes, gases, hijos, curas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+