XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de jubilados

Chiste de ancianos, largos, buenos

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
- ¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con los jubilados...
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza. Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no traía yo no sé qué calcomanía de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un capullo, y que cómo le habían dejado entrar en la Policía...
Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción. Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza...
Después de la enésima infracción... le dije:
- Lo siento. Lo tengo que dejar, porque... ¡Ahí viene mi autobús!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Tags: abuelos, jubilados, policías, multas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de cortos, buenos, médicos

Un paciente llama al consultorio de su psiquiatra y le pregunta a la secretaria:
- Señorita, ¿está el psiquiatra?
- No señor, el doctor no está y, además señor, para su conocimiento, le aclaro que no se dice "psiquiatra", sino "siquiatra" porque la 'p' no se pronuncia. ¿Quiere dejarle algún mensaje, señor?
- Sí. Dígale que lo llamó edro érez, el aciente al que no se le one dura la olla y or eso tiene roblemas con las utas.

Tags: psiquiatras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, infidelidad, matrimonios

Una mujer quería comprar un número de lotería, pero estaba indecisa sobre qué números escoger, así que vaal vendedor de lotería y le pregunta:
- Mire, quiero jugar a la Lotería, pero la verdad es que no sé cómo escoger los 5 números, a lo mejor usted me puede ayudar?
- Claro, como no - responde el joven y a la vez le pregunta:
- Por ejemplo, dígame. ¿Cuántas veces ha salido usted del país?
- Cuatro veces.
- Perfecto, ese es su primer número, el 4. Ahora dígame ¿Cuántos hijos tiene?
- 2 hijos.
- Ok, ese es su segundo número. ¿Y cuántos libros ha leído este año?
- 5 libros.
El joven anota.
- Ahora cuénteme, ¿Cuántas veces al mes hace el amor con su marido?
- Oiga pero, eso es muy personal, ¿no cree?
- Bueno, ¿quiere o no ganar la lotería?
- Bueno bueno,... 2 veces al mes.
- Ok. Y ahora que ya entramos en confianza, dígame:
¿Cuántas veces en su vida le ha puesto los cuernos a su marido?
- Perdone joven, pero sepa que... ¡Yo no soy de esas mujeres sueltas...!
- Está bien, está bien, no se enoje - le dice el joven - Eso quiere decir que cero veces. Ya lo tengo, su número es el: 42520

Efectivamente la mujer compra la serie completa y al día siguiente lo primero que hace es mirar el periódico y encuentra que el número ganador del premio es el: 42527 y grita:
- ¡Eso me pasa por mentirosa!

Tags: buenisimos, loterias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, verdes

Una pulga toda bronceada, estaba tomando sol en la playa, cuando se acerca una pulga amiga toda muerta de frío.
- ¿Qué te ha pasado, por qué vienes muerta de frío?
- Te cuento: Como quería venir a la playa, me subí en el bigote de un motociclista, venía a 200 kms./h., y me hizo pasar un frío terrible.
- ¡Pero tienes que hacer como yo! Te escondes en el baño de mujeres, y cuando entre una, te subes a su ropa
interior, te acomodas y viajarás calentita y segura
todo el tiempo.
El fin de semana siguiente, se vuelven a encontrar las pulguitas en la playa:
- Una pulga toda bronceada y la otra muerta de frío:
- ¿No hiciste lo que te recomendé?
- Claro que sí. Me fui al baño de mujeres, una joven se bajó la ropa interior. Me subí, me acomodé como tú dijiste y como me sentí calentita me quedé dormida.
- ¿Y entonces que te pasó?
- No sé, cuando me desperté, estaba otra vez en el bigote del motociclista viajando a 200 kms./h...

Tags: motoristas, pulgas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+