XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de ketchup

Otros chistes

Chiste de buenos, Jaimito

Durante una clase de moral y buenas maneras, la profesora dice a sus alumnos:
- Miguel, si fueras a cortejar a una joven de buena familia, muy bien educada, durante una cena √≠ntima para dos, y tuvieras necesidad de ir a los servicios, ¬Ņqu√© dir√≠as?
- Espérame un momento, que voy a echar una meadita.
- Eso ser√≠a muy grosero y maleducado por tu parte. Juan, ¬Ņc√≥mo lo dir√≠as t√ļ?
- Perdón, pero tengo que ir a los servicios. Vuelvo enseguida.
- Eso est√° mejor, pero resulta desagradable decir "servicios" durante una comida.
- Y t√ļ, Jaimito, ¬Ņser√≠as capaz de usar tu intelecto, al menos por una vez, para intentar mostrarnos tus buenas maneras?
- Yo diría: "Querida, te pido perdón por ausentarme un momento, pero voy a dar la mano a un íntimo amigo que espero poder presentarte después de la cena" ...

Tags: profesora, cenas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, largos, buenos, verdes

La se√Īora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como √©l la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente c√≥mo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la se√Īora est√° que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasi√≥n perdida por a√Īos ha regresado y le encanta sentir c√≥mo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre s√≠ mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: -¬ŅQu√© pas√≥?
√Čl responde: - Ya.
- ¬ŅYa qu√©, grand√≠simo cabr√≥n?
- Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el mando de la tv.

Tags: parejas, televisiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+