XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de ladrillos

Otros chistes

Chiste de verdes, profesores, telón

En una fiesta de fin de curso ,la directora del cole le pidió a las mamás de los niños que hagan una escena del bosque.
Al día siguiente van a la sala de actos, se abre el telón y se ve a una mujer de árbol, otra de hada, otra de campesina y más lejos se ve a una mujer con un tanga muy fino con un buen escote y sin sujetador. La directora le dijo:
- Pero quien te crees que eres, te dije que te vistas de pitufina
- AHHH!! Me creia que me habias dicho que me vistiera de puta fina

Tags: directores, pitufos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos

Una bella joven muy liberada, entra en un bar completamente desnuda.
Se para frente al cantinero y le dice:
- ¡Sírvame una cerveza bien helada!
El cantinero le sirve la cerveza y se queda mirándola, sin moverse.
- ¿Qué pasa? - dice ella - ¿nunca ha visto una mujer desnuda?
- ¡Si, muchas veces!!!
- ¿Y entonces que mira?
- ¡Quiero ver de donde va a sacar el dinero para
pagar la cerveza!!..

Tags: cervezas, dinero, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Un irlandés, un mejicano y un hombre rubio estaban trabajando en el andamiaje de un edificio en la 20a planta.
A las 12.00 almorzaron y el irlandés dijo: “¡Carne de oveja con col! Otra vez… Si mi mujer me da este plato otra vez voy a saltar de este edificio!”
El mejicano abrió su lonchera y exclamó: “¡Burritos, burritos, burritos! Siempre esos burritos. Sí me da burritos otra vez yo también me saltaré.”
El rubio sacó su almuerzo y dijo: “Bocadillo con mortadela – ¡otra vez! Un bocadillo con mortadela más y yo me voy a saltar también!”
El próximo día el irlandés abrió su lonchera, vio la oveja con col, se saltó y se murió.
El mejicano abrió su lonchera también, vio un burrito y se saltó él también.
El rubio también abrió su lonchera, vio el bocadillo con mortadela y se saltó.
En el funeral, la mujer del irlandés estaba llorando. Dijo: “Si hubiera sabido que cansado era de oveja con col, no se la habría dado otra vez.”
La mujer del mejicano lloraba también y dijo: “Le pudiera haber dado tacos o enchiladas….. No podía imaginarme que odia tanto a los burritos.”
Y todos se dirigieron para mirar a la mujer del rubio. Ella dijo: “No me miren, prepara su propio almuerzo.”

Tags: entierros, funerales, comidas, bocadillos, rubios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+