XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de lavanderías

Otros chistes

Chiste de profesiones

Un tipo pide una pizza para que se la lleven a casa y cuando la recibe le pregunta al repartidor:
-¿Cuál es la propina acostumbrada?
-Pues… suele ser de 1 euro, pero mi jefe dice que si logro que el cliente suelte 10 céntimos, ya sería un milagro.
-Ah sí? –dice enfadado el cliente- Pues toma 5 euros!!!!
-Gracias señor! Lo ahorraré para mis estudios.
-¡Muy bien chico, eso esá muy bien!Y se puede saber, ¿Qué estudias?
-Psicología aplicada, señor

Tags: psicólogos, propinas, pizzeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de religión, buenos, largos

Dos monjas salieron del convento a vender galletas. Una era la Hermana Matemática (M), y otra la Hermana Lógica (L).
M - Está empezando a caer la noche, y aún estamos muy lejos del convento.
L - Hermana, ¿se ha dado cuenta de que nos sigue un hombre hace media hora?
M - Sí, y qué será lo que quiere?
L - Es lógico. Nos querrá violar.
M - ¡Dios Mío!. Calculo que si continuamos caminando a este ritmo, nos alcanzará dentro de 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?
L - La única cosa lógica que podemos hacer es caminar más rápido!!!
M - No está funcionando!!!
L - Claro que no! Él hizo la única cosa lógica que se podía hacer: caminar más rápido!!!
M - Y ahora, ¿qué vamos a hacer? ¡¡¡Nos alcanzará en un minuto!!!
L - La única cosa lógica que podemos hacer es separarnos. Usted vaya por aquel lado, y yo para este otro. ¡No podrá seguirnos a las dos!
Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Lógica. La Hermana Matemática llegó al convento, preocupada de lo que pudiera haberle ocurrido a la Hermana Lógica. Al cabo de un rato, llegó la Hermana Lógica.
M - ¡Hermana Lógica! Gracias a Dios que llegó usted. Cuénteme qué ocurrió.
L - Ocurrió lo lógico. El hombre no podía seguir a las dos, por lo que optó por seguirme a mí.
M - ¿Y qué ocurrió después?
L - ¡Lo lógico!. Yo comencé a correr lo más rápido que pude, y él también.
M - ¿Y?L - De nuevo lo lógico. Me alcanzó.
M - ¡Dios Mío!. ¿Y qué hizo usted?
L - Hice lo lógico. ¡Me levanté el hábito!
M - ¡¡¡Dios Mío, Hermana!!! ¿Y qué hizo el hombre?
L - Él también hizo lo lógico. ¡¡¡Se bajó los pantalones!!!
M - ¡Oh, no!. ¿Qué ocurrió después?
L - ¿Acaso no es obvio, Hermana? ¡Una monja con el hábito levantado corre mucho más deprisa que un hombre con los pantalones bajados..!

Tags: monjas, buenisimos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios

Una mujer está friendo unos huevos para el desayuno a su esposo, cuando de repente, este entra por la puerta de la cocina y le dice a su señora:
- ¡Cuidado, cuidado!!
¡Ponle más de aceite, por Dios que se te van a pegar!!
¡¡Pusiste demasiados huevos al mismo tiempo!!!
¡Demasiados!
¡Dales la vuelta o se quemaran!!
¡Dales la vuelta ya!!!
¡Échales más aceite, por Dios!!
¿Dónde hay más aceite para los huevos?!
¡Se van a pegaar , dales la vuelta!!!
¡Cuidado, cuidado, te dije que cuidadoooooo!!!
¡Nunca me haces caso cuando cocinas, nunca!!!
¡Cuidado, dales la vuelta rápido!!!
¡Rápido!!!
¡Estás loca!!! ¿Perdiste la cabeza? ¡Se van a pegar!
¡No te olvides de ponerles sal!!!!
¡Sabes que siempre te olvidas de la sal, ponle sal, pon la maldita sal!
La mujer lo mira con asombro:
- ¿Qué te pasa cabronazo? ¿Crees que no puedo freír un par de huevos?
El marido sonríe y le contesta calmadamente a su esposa:
- Solo quería enseñarte lo que se siente cuando voy conduciendo contigo en el coche!!!

Tags: huevos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, malos

En el cumpleaños centenario del abuelo esta toda la familia reunida cantándole el Feliz Cumpleaños, en esto que el abuelo, viejísimo, se ladea, parece que se va a caer de la
silla, y todos gritan:
- ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y entre todos lo ponen en la posición correcta.
Al cabo de un rato la misma situación:
- ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y así varias veces, hasta que al final el abuelo dice:
- ¡Pero la leche! ¡Ni en el día de mi cumpleaños me puedo tirar un pedo tranquilo!

Tags: cumpleaños, famílias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+