XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de leche

Chiste de buenos, vascos

Un lechero vasco que se est√° muriendo en el hospital re√ļne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia.
Dice a su hijo mayor:
- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.
- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.
- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.
- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la ciudad.
La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:
-Se√Īora, su esposo es muy rico; les est√° dejando muchas propiedades.
Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:
- ¡Qué rico ni qué ni nada! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche... !

Tags: herencias, famílias, hospitales, enfermeras, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos

Un vaquero se compra una orde√Īadora autom√°tica y, cuando observa funcionar
a la máquina y ver el movimiento que hace ésta en las tetillas de los
animales, piensa que con el tejemaneje de aquel aparato podr√≠a √©l, hacerse una buena paja. Se enchufa la polla a la orde√Īadora y, cuando se ha
corrido varias veces, no acierta a sacar la verga de aquel chisme. Coge el móvil y llama a la casa donde hizo la compra:
- ¬°Oiga! ¬ŅC√≥mo se para esta m√°quina?
El operario encargado del servicio técnico, le responde:
- ¡A los veinticinco litros de leche extraídos, se detiene ella sola!

Tags: buenisimos, vaqueros, vacas, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de malos, amigos

Van dos amigos andando por el bosque, y en eso que se encuentran una escopeta tirada en el suelo. Como no saben lo que es, uno la coge por la parte del ca√Īon y se pone a mirar por los agujeros. El otro amigo la coge por la culata, metiendo los dedos en el gatillo, disparandose la escopeta.
Soltandola, ve como se le ha quedado la cara al colega y le dice:
- Tio, no pongas esa cara, que yo tambien me he llevado un susto de la hostia.

Tags: escopetas, bosques

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+