XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de leprosos

Otros chistes

Chiste de ladrones, largos, buenos

Sherlock Holmes y su inseparable compañero el Dr. Watson se fueron a pasar unos días de acampada. Tras una buena cena y una botella de vino, se desearon buenas noches y se acostaron en sus respectivos sacos de dormir.
Pasadas unas horas, Holmes se despertó y llamó, dándole un golpe con el codo, a su fiel amigo:
-Watson, mira el cielo y dime: ¿qué es lo que ves?
Watson oberva el cielo y le contesta:
-Veo millones de estrellas...
-Y eso, ¿qué te indica? Volvió a preguntarle Holmes.
Watson pensó por unos instantes y plenamente convencido y decidido a impresionar a su amigo con sus dotes deductivas, contestó:
-Desde un punto de vista astronómico, me indica que existen millones de galaxias y, por lo tanto, billones de planetas.
-Astrológicamente hablando, me indica que Saturno está en conjunción con Tauro.
-Cronológicamente, deduzco que son en estos momentos aproximadamente las 2:15 de la madrugada.
-Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que nosotros somos pequeñísimos e insignificantes .
-Meteorológicamente, podría afirmar que mañana gozaremos de un hermoso día soleado.
-Y a usted, ¿que le indica mi querido Sherlock?
Tras un corto silencio, Holmes le contestó:
- Watson, que eres cada día más estúpido.
¡¡Nos han robado la tienda de campaña!!.

Tags: Sherlock, Watson, estrellas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Resulta que un conocido tipo se compra un auto último modelo y lo sale a probar por la autopista.
Pone primera (60 km/h), segunda (90 km/h) tercera (110 km/h). Cuando estaba acelerando para poner cuarta una Ninja (moto) se le pone a la par. El conductor de la moto inclina su cabeza, mirando al conductor del automóvil, con la mirada fija hacia los ojos del tipo le dice:
- ¿Conoces la Ninja?, acelera la moto a fondo y se escapa a gran velocidad.
El conductor del automóvil muy ofendido por el insulto del motorista, acelera hasta alcanzarlo. Cuando estaban a la par nuevamente, el motorizado le dice por segunda vez:
- ¿Conoces la Ninja?, y otra vez se escapa a gran velocidad.
El conductor empieza a acelerar hasta alcanzarlo. El hecho se repite, y así una vez más el motorista se aleja pero esta vez, a una velocidad que el automóvil no puede alcanzar.
Luego de conducir tranquilo por un rato al llegar a una curva ve al motorista tirado en el suelo, la moto 30 metros más adelante toda rota. El motorista agonizando en el suelo, el conductor se acerca y le dice:
- Ja, eso te pasa por andar provocando a la gente con tu motito. Mira lo que quedó de tu moto.
A lo que el motorista como puede responde:
- Yo te preguntaba si conocías la Ninja, para ver si sabías dónde estaba el freno...

Tags: coches, motos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, médicos

Una mujer lleva a un bebé de pocos meses al doctor. La enfermera los hace pasar al consultorio. Cuando el médico se presenta, examina al niño, lo mide, lo pesa y descubre que está por debajo del peso normal.
El doctor pregunta si el niño está siendo alimentado con biberón o se le está dando el pecho.
- Se alimenta con el seno materno, responde la mujer.
- Por favor señora -dice el doctor -descúbrase los pechos.
La mujer obedece, y el médico toca, aprieta, palpa y oprime ambos pechos, en un examen minucioso.
Luego le indica a la señora que se cubra de nuevo y le dice:
- Con razón el niño pesa poco. Señora, ¡usted no tiene leche!
- Ya lo sé. Soy su abuela ¡y estoy tan contenta de haber venido!

Tags: bebes, senos, pechos, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
- ¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con los jubilados...
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza. Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no traía yo no sé qué calcomanía de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un capullo, y que cómo le habían dejado entrar en la Policía...
Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción. Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza...
Después de la enésima infracción... le dije:
- Lo siento. Lo tengo que dejar, porque... ¡Ahí viene mi autobús!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Tags: abuelos, jubilados, policías, multas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, vascos

Un lechero vasco que se está muriendo en el hospital reúne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia.
Dice a su hijo mayor:
- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.
- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.
- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.
- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la ciudad.
La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:
-Señora, su esposo es muy rico; les está dejando muchas propiedades.
Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:
- ¡Qué rico ni qué ni nada! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche... !

Tags: herencias, famílias, hospitales, enfermeras, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+