XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de álgebra

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, médicos

Van dos amigos en coche por la carretera y se encuentran con un motorista inconsciente tirado en la cuneta. Uno de ellos se pone un poco nervioso...
- Y no llevamos móvil para avisar a una ambulancia ni nada, ¿qué hacemos?
El otro le toma el pulso al motorista y comprueba que está vivo, así que le dice a su amigo:
- "Mira, voy a buscar ayuda y tú te quedas con él. No se te ocurra quitarle el casco, ni girarle la cabeza; mantenlo el posición de cúbito supino, pero si vomita, lo pones de cúbito lateral para que no se asfixie; si no, no lo muevas por si se ha dado dañado la espalda. Si empieza a tener convulsiones, te quitas el cinturón y se lo pones entre los dientes, sujetando la lengua en su sitio para que no se la trague. Eso sí, si ves que deja de respirar, entonces le subes la visera del casco y le haces la reanimación cardiorrespiratoria. Y si se despierta le dices que se esté quieto, que ya llega la ambulancia. Pero si no pasa nada de lo que te he dicho, no le muevas y sobre todo no le quites el casco, ¿eh?
ánimo, queenseguida vuelvo".
Se va y cuando vuelve a la media hora, se encuentra al amigo dándole por culo al motorista.
- ¿Pero, Paco, qué coño estas haciendo?
-¡Que me he liado, macho, que me he liado!

Tags: buenisimos, motoristas, cascos, gays, doctores, accidentes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un pasajero le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta. El taxista grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en un escaparate haciendo pedazos los vidrios.

Por un momento no se oye nada en el taxi, hasta que el taxista dice:

– Mire amigo, jamás haga eso otra vez! Casi me mata del susto!
El pasajero le pide disculpas y le dice:
– No pensé que se fuer a a asustar tanto si le tocaba el hombro
El taxista le dice:
– Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista
– ¿Y qué hacía antes?
– Fui chófer de carroza funeraria durante 25 años

Tags: taxis, taxistas, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+