XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de libertad

Otros chistes

Chiste de animales, ladrones, religión

Un ladrón entra en una casa una noche.
Enciende su linterna y mira alrededor, buscando cosas de valor que llevarse.
De pronto, una voz desde la oscuridad le dice:
- Jesús sabe que tú estás aquí.
El ladrón casi se muere del susto al escuchar la voz, apaga su linterna y queda paralizado del miedo.
Espera un rato y no oye nada más.
Sacude la cabeza y continua.
Cuando empieza a tratar de desconectar el televisor, vuelve a escuchar claramente la voz que le dice:
- Jesús te está mirando.
Completamente aterrorizado, el ladrón mueve la luz de su linterna, buscando el origen de la voz.
Finalmente, en la esquina de la habitación, puede ver a un lorito.
- ¿Fuiste tú el que hablaste?
- Sí -le contesta el lorito- Yo solo estoy tratando de avisarte que él te está mirando.
El ladrón, relajado, le dice:
- ¿Así que me estás avisando, eh?, y... ¿quién coño eres tú?
- Moisés -contesta el pájaro.
- ¿Moisés? -se ríe el ladrón-. ¿Qué clase de persona le puede poner de nombre Moisés a un loro?
- La misma clase de persona que le pone por nombre "Jesús" a un ¡Rottweiler!
- ¡¡¡Cógelo, Jesús!!!

Tags: loros, perros, Jesús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

En un viaje del IMSERSO a Lourdes, una abuelita le toca el hombro al chófer y le brinda un buen puñado de cacahuetes sin cáscara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Cinco minutos después, la abuelita repite, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
Cinco minutos mas tarde, la anciana viene con otro puñado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Dígame abuelita, es muy gentil de su parte atiborrarme de cacahuetes, pero ¿usted no cree que, a lo mejor, sus cuarenta amigos y amigas querrían también unos pocos?
- ¡ No se preocupe joven!, no tenemos dientes para masticar los conguitos y sólo podemos chupar el chocolate que los recubre.

Tags: abuelos, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+