XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de libros

Chiste de matrimonios, buenos

Una mujer un d√≠a se levanta por la ma√Īana, despierta a su marido y le dice:
- Cari√Īo, cari√Īo!!!!‚Ķ. he tenido un sue√Īo maravilloso. He so√Īado que me regalabas un collar de diamantes y esmeraldas por mi cumplea√Īos. ¬ŅT√ļ que crees qu√© querr√° decir?
Y el marido le contesta:
- Pues te tendr√°s que esperar, lo sabr√°s el d√≠a de tu cumplea√Īos...
Llega el d√≠a del cumplea√Īos tan deseado por la esposa y el marido llega a casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada y sin poder esperar a que se lo de, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre r√°pidamente la caja y encuentra un libro titulado:
"El significado de los sue√Īos."

Tags: sue√Īos, libros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ni√Īos

En una feria, un hombre se topa con la tienda de campa√Īa de una adivina. Pensando en pasar un buen rato, entra en ella y se sienta.
- Puedo ver que es padre de dos ni√Īos, dice la vidente, mirando su bola de cristal.
- ¡Ajá! Eso es lo que usted cree, dice el hombre con desdén. Soy padre de tres.
- ¬°Aj√°! - dice la adivina-. Eso es lo que usted cree!!!

Tags: adivinos, bastardos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, animales

Esto es un tío que lleva meses por el desierto montado a camello y claro el tío esta tan desesperado por echar un polvo que se desahoga haciéndose unas pajillas.
Hasta una ma√Īana que decide tirarse al camello porque ya no aguantaba m√°s y lo necesitaba, eso que se va a bajar del camello y se sube a una de sus maletas para inventarlo penetrar y el camello seg√ļn lo nota echa a correr por el desierto y el hombre corriendo detr√°s de √©l, pasan 3 h y por casualidad se encuentra en medio del desierto a una pedazo rubia que tenia el coche averiado, entonces la rubia lo ve y le dice si la puede ayudar, el pajillero le contesta que si y se pone manos a la obra.
Pasan unos minutos, y el tío le dice:
- Ya esta arreglado se√Īorita
la rubia desabroch√°ndose la camisa le dice:
- Muchas gracias caballero, que le apetece que haga para agradecérselo?
Y el hombre contesta:
- Me podrías ayudar a atrapar a mi camello?

Tags: desierto, rubias, camellos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+