XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de ligar

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos

Una tortuguita comienza penosa y lentamente a subirse a un árbol. Después de varias horas de esfuerzo, cuando llega a la punta, se lanza al vacío y se da
un feroz golpe en el suelo.
Al rato, la misma tortuguita vuelve a hacer el esfuerzo y lentamente, trepando como puede, llega de nuevo casi a la punta, se lanza y se vuelve a dar otro costalazo.
Nuevamente, testaruda, hace otro tremendo esfuerzo y después de mucho rato y muchos jadeos, va llegando a la punta del árbol cuando se resbala, se vuelve
a caer, agita sus patitas y se pega nuevamente un gran golpe en el suelo.
En el mismo árbol en el extremo de una rama, había una pareja de palomas mirándola con lástima, entonces la paloma hembra le dice al palomo macho:
- Oye, querido, ¿No te parece que ya es hora de que le digamos a la tortuguita que ella es adoptada?

Tags: tortugas, palomas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados continúan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capitán.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tráingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, animales

Un hombre al lado de un río que quiere atravesar, le pregunta a otro hombre que estaba al otro lado del río:
- ¿Es muy profundo este río? ¿Se puede pasar sin que me cubra?
- Sí, claro que sí, sin problema. Es un río muy seguro y tranquilo.
En esto que el hombre se mete todo dispuesto en el río, y de repente se le empieza a llevar la corriente río abajo. Cruza como puede nadando a la desesperada y sale del río, se dirige enfadadísimo hacia el hombre:
- Pero tú, desgraciado!! Cómo me dijiste que el agua no cubría y que se podía cruzar sin ningún problema el río!!??
- Ah... pues... hace unos minutos lo cruzó un patito y el agua no le cubría nada!

Tags: ríos, patos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, internacionales

Una madre americana encuentra una lata de cerveza en el bolso de su hija y se pregunta para sí misma:
- ¿Será que mi hija está bebiendo?
Una madre italiana encuentra una caja de cigarrillos en el bolso de su hija y se cuestiona:
- ¿Será que mi hija está fumando?
Una madre gallega encuentra un condón en el bolso de su hija, y se pregunta:
- ¡Dios mío! ¿Será que mi hija tiene pene?

Tags: madres, hijas, cigarrillos, condones, cervezas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Lepe, buenos, largos, matrimonios

Pues esto es un señor de Lepe que se ha comprado un Mercedes y el día que lo estrena con su señora se deja las llaves dentro del coche.
- Bueno, pues habrá que coger una piedra y romper un cristal, dice el hombre.
- No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana está un poco abierta; coges un alambre y tiras del seguro de la puerta...
El hombre lo intenta, pero nada. La mujer, con aquel retintín tan
especial, le corrige:
- Pero, cariño, hazle un lazo al extremo para poder agarrar el seguro...
Sudando el hombre, hace el lacito, pero nada.
- ¡Cariño, por Dios! El lacito mas estrecho: ¿cómo piensas agarrarlo, si no...?
Total que nuestro hombre no puede más y le grita a su mujer:
- ¡Sí, claro, tú desde dentro del coche lo ves todo muy fácil!

Tags: coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+