XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de literas

Chiste de borrachos, religión

Dos borrachos que se acuestan en una litera, y el borracho que está en la litera de arriba, antes de dormir comienza a rezar:
-Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María y el Espíritu Santo.
En eso se cae de la litera y el borracho que está en la parte de abajo le dice:
- ¿Ves? ¡Eso te pasa por estar durmiendo con tanta gente!

Tags: literas, Dios, virgen

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, amigos, religión

Era una vez dos borrachos que se acuestan en una litera, y el borracho que está en la litera de arriba, antes de dormir comienza a rezar:
-Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María y el Espíritu Santo.
En eso se cae de la litera y el borracho que está en la parte de abajo le dice:
- ¿Viste? ¡Eso te pasa por estar durmiendo con tanta gente!

Tags: literas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+