XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de llorar

Chiste de verdes, borrachos, buenos

Una mujer de lo más elegante y bella sale de un bar, con un alto grado de alcohol en la sangre,(vamos…..muy, muyborracha).
Camina tambaleante hacia su coche, “un deportivo carísimo”, trata de poner las llaves en la cerradura, pero, por más intentos que hace, no lo consigue. Su estado es tan lamentable que incluso apoyada en la puerta del deportivo, acaba cayéndose al suelo, quedando sentada junto al coche con las piernas abiertas.
Patiabierta y sin bragas, mira hacia abajo y lo
que ve,...es su parte íntima y comienza a hablarle:
Por ti….tengo este coche,
Por ti....tengo muchas joyas,
Por ti....tengo mucho dinero,
Por ti....puedo tener a los hombres que quiera,
Por ti....tengo una gran casa.
De repente se empieza a orinar......y añade:
¡¡ NO LLORES, ...Coño!!...QUE NO TE ESTOY REGAÑANDO...!!!

Tags: coches, ricos, llorar

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+