XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de madrid

Chiste de amigos, ancianos, verdes

Un viejo le dice a otro:
-Cuando yo era joven, en Madrid había una de esas que cobra por hora a la que apodaban Cibeles.
-¬ŅPor qu√© la apodaban as√≠?
-Porque era bonita como una diosa,fría como una piedra y se tiraba a los leones-
.-Fría sería, pero a ti seguro que te calentó.
-Calentó, calentó. ¡Vaya si me calentó!
-¬ŅCu√°ndo fue eso?
-Cuando le dije que no tenía dinero para pagarle el polvete que le echara.

Tags: madrid

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios

Va el Real Madrid a Londres para jugar contra el Chelsea un partido, pero se suspende por la niebla. En el avión de regreso, CR9 descubre que falta Casillas y vuelve a buscarlo. Lo encuentra defendiendo todavía la portería, y le dice:
- ¬ŅQu√© haces aqu√≠? El partido se ha suspendido.
- ¬°Ya me extra√Īaba que no tiraran a puerta teniendo la defensa que tenemos!

Tags: madrid, futbol, deportes, casillas, ronaldo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de políticos

Napoleón Bonaparte durante sus batallas siempre usaba una camisa de color rojo.
Para √©l era importante, porque si era herido, con su camisa roja no se notar√≠a su sangre y sus soldados no dejar√≠an de luchar. Toda una prueba de valor. Doscientos a√Īos mas tarde, Mariano Rajoy utiliza siempre un pantal√≥n marr√≥n.

Tags: Rajoy, Napoleón, camisas, pantalones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos, largos

Un se√Īor odia al gato de su mujer porqu√© no hace m√°s que ara√Īarle a traici√≥n y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kil√≥metros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur... Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:
- Cari√Īo, ¬Ņel gato est√° por ah√≠?
- Acaba de llegar, ¬Ņpor qu√©, querido?
- Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

Tags: gatos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+