XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de malísimos

Otros chistes

Chiste de borrachos, buenos

Dos borrachos le preguntan al barman dónde queda el baño, el barman le dice:
- Por el pasillo a mano derecha, bajan dos escalones y ahí están los baños.
- Hip, ok gracias.
Cuando van por el pasillo uno le dice al otro:
- Oye, ¿Era pa' la derecha o pa' la izquierda?
- El barman dijo pa' la izquierda.
Pero para el lado izquierdo estaban reparando un ascensor y se caen por el hueco y se dan una torta importante y uno se levanta, no sin esfuerzo y le dice al otro:
- Yo no sé tu, pero yo me voy a orinar aquí, yo no voy a bajar el otro escalón.

Tags: barman, ascensores, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Jaimito, niños, buenos, médicos

La maestra en la escuela de Jaimito:
- A ver, mañana me traéis todos un objeto relacionado con la medicina.
Al día siguiente:
- A ver, Manolito, ¿qué has traido?.
- Pues, unas tiritas, señorita.
- ¡Ah, muy bien! ¿quién te las ha dado?
- Mi mamá.
- ¿Y qué te ha dicho?
- Que sirven para curar las heridas y los golpes.
- Muy bien, Manolito. A ver, tú, Jaimito, ¿qué has traído?
- Una bombona de oxígeno.
- ¡Ahhh, qué bien! ¿quién te la ha dado?
- Mi abuelito, señorita.
- ¿Y que te ha dicho?
- ¡¡Joputaaaa, que me ahogoooooo....!!

Tags: profesores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos, largos

Un señor odia al gato de su mujer porqué no hace más que arañarle a traición y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kilómetros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur... Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:
- Cariño, ¿el gato está por ahí?
- Acaba de llegar, ¿por qué, querido?
- Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

Tags: gatos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+