XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de maridos

Chiste de largos, buenos, infidelidad, matrimonios

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga, le susurra ella, simula que eres una estatua.
- ¬ŅQu√© es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Ah, sólo una estatua!, responde ella con naturalidad-, los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma, le dice a la 'estatua', come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.

Tags: estatuas, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos, animales, matrimonios, borrachos

Un borracho llega a su casa como una cuba... y llama a la puerta de su casa toc..toc..toc... y no le abren, se pone agritar a su mujer:
- ¬°Golondrina hip...hip... √°breme la puerta, pichoncita,√°breme hip..hip.., la puerta; gorrioncillo pecho amarillo, √°breme la puerta hip..hip..,!
- En eso su mujer tiernamente le abre la puerta, al verla el
borracho la ve y la dice:
-¬ŅPor qu√© no me abr√≠as URRACA...?.

Tags: p√°jaros, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos, matrimonios

El matrimonio Ramírez está espachurrado en el sofá, viendo la televisión, él, con camiseta de tirantes y una lata de cerveza en la mano, ella, con bata de boitiné, con los rulos puestos.
- Pedro, ¬°hace treinta a√Īos que estamos casados y nunca me has comprado nada!.
- Mujer, no sabía que vendieras algo...

Tags: vendedores, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una noche una pareja de mayorcitos estaba acostada en su cama.
El marido se estaba quedando dormido, pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.
Le dijo: ‚ÄúCuando me enamorabas, me cog√≠as de la mano...‚ÄĚ
.. De mala gana, el marido se dio media vuelta, le cogió la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.
Ella le dijo nuevamente: ‚ÄúEntonces me besabas...‚ÄĚ
Algo molesto, se dio media vuelta otra vez y le dio un ligero beso en la mejilla y luego se acomodó para dormirse.
A los treinta segundos, ella le dijo: ‚ÄúLuego t√ļ me mord√≠as en el cuello...‚ÄĚ
Molesto, el marido tiró la ropa de cama y se levantó.
‚Äú¬ŅA d√≥nde vas ahora?‚ÄĚ, le pregunt√≥ ella.
‚Äú¬°¬°¬°Joder, a buscar los dientes‚Ķ!!!‚ÄĚ

Tags: besos, maridos, camas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, infidelidad

Una mujer entra en un farmacia y le dice al dependiente:
- Buenos días. Quería comprar arsénico.
- Pero el ars√©nico es muy venenoso, ¬Ņpara qu√© lo quiere usted?
- Para matar a mi marido.
- ¡Pero no puedo vendérselo para eso!
La mujer saca una fotografía de su marido en la cama con la mujer del farmacéutico y se la muestra.
- Disculpe se√Īora, no sab√≠a que tra√≠a usted receta.

Tags: farmaceuticos, arsenico, matar, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, animales

Un rico hace una fiesta en una de sus mansiones. En esto que el rico coge un micrófono y se dirige a los invitados:
-¡Oídme un momento! Querría mostraros alguna de mis pertenencias. A mi derecha, podéis contemplar mi colección de ferraris. Tengo más de 20 modelos distintos.
Todos los invitados aplauden, echan fotos, todos maravillados.
-A mi izquierda pod√©is ver mi colecci√≥n de aviones. Tengo modelos de todas las √©pocas, desde la 1¬ļ Guerra Mundial hasta nuestros d√≠as.
La gente aplaude a√ļn m√°s fuerte, se ven flashes por todos lados, algunos invitados se desmayan, algo impresionante, vamos.
-Y aquí, delante mía, podéis ver esta piscina, en la cual tengo 10 cocodrilos africanos ...
La gente vuelve a aplaudir, maravillada
-... Pues bien, os propongo algo. Quién sea capaz de atravesar esta piscina, recibirá una de mis colecciones, a elegir entre la de ferraris y la de avio...
No le da tiempo a acabar la frase cuando uno de los invitados salta a la piscina. El t√≠o no lleva ni dos segundo en la piscina y ya se le han echado encima 4 cocodrilos. El invitado empieza a lanzar patadas, pu√Īetazos, cabezazos, mientras los cocodrilos, que van aumentando un n√ļmero le muerden, le arrancan las ropas, se meten al invitado en la boca, se lo van pasando de boca en boca... El t√≠o tiene tantas heridas que los animales ya no saben por donde cogerlo. Pero al cabo de media hora, el invitado logra salir de la piscina. El rico est√° fascinado y se dirige a √©l.
-¡Impresionante, ha sido increíble!
Todos los invitados empiezan a aplaudir, nadie puede salir de su asombro ante lo que acaban de ver. El rico retoma la palabra:
-Bueno, enhorabuena, acabas de conseguir uno de los regalos que he propuesto. Muy bien, ¬Ņad√≥nde quieres que te mande los ferraris?
El invitado responde:
-No quiero los ferraris
-Bueno pues entonces dime adónde te mando los avi...
-No quiero los aviones
El rico se extra√Īa:
-¬ŅNo quieres ni los ferraris ni los aviones?
-No - responde el invitado.
El rico no da crédito, pero cómo ha quedado tan complacido por la exhibición decide ofrecerle algo mejor.
-Voy a hacer una cosa. Te doy todas mis mansiones. Dime tu nombre para que ponga las escrituras de las casas a tu nombre
-No quiero tus mansiones
El rico se enfada.
-Bueno, ¬Ņse puede saber que es lo que quieres entonces?
-Yo lo que quiero es saber quién es el desgraciado que me ha tirado a la piscina.

Tags: millonarios, cocodrilos, mansiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+