XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de masajes

Otros chistes

Chiste de animales, buenos

El c√©lebre violinista polaco Juan Petnicoft, de paseo por la selva de √Āfrica, se pierde.
De pronto, ¬°ve un le√≥n! El violinista recuerda el dicho: ‚ÄúLa m√ļsica calma a las fieras‚ÄĚ.
Desenfunda su violin y desgrana una bellísima melodía.
Comienzan a acercarse otros leones. Lentamente, se han acercado docenas de leones. Se ha formado una verdadera platea de leones sentados alrededor del violinista.
- ¡Dios mío, jamás pensé que este violín iba a salvarme la vida!
En ese momento, un león enorme aparece de entre
los arbustos. De un empujón, aparta a los leones que estaban sentados, se arroja violentamente sobre el violinista y se lo come.
Uno de los leones, todavía conmovido, comenta:
-¡Mierda! ¡Ya sabía yo que el sordo nos iba a arruinar el concierto!

Tags: leones, violinista, violines, africanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, farmacéuticos, internacionales

Entra un turista a una farmacia en Brasil y le dice al farmacéutico:
- Una aspirina, por favor...
El negro saca una aspirina enorme, del tama√Īo de un plato y se la envuelve. El tipo, confundido le pregunta:
- ¬ŅNo tiene una aspirina m√°s peque√Īa? ¬ŅUna de tama√Īo normal?
Y el negro le responde:
- ¬°En Brasil fabricamos as aspiri√Īas mais grandes du mundu!
El tipo, asombrado, acepta la enorme aspirina y dice:
- Deme un tubo de pasta de dientes, por favor.
El negro saca un tubo del tama√Īo de un termo y le dice: - ¬°En Brasil fabricamos o tubo do pasta dent√≠frica m√°is grande du mundu! ¬ŅVoc√© gusta algo m√°is?
El tipo lo piensa un poco y le responde:
- No, gracias negro, los supositorios los compro de regreso a mi país.

Tags: aspirinas, dentríficos, supositorios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, amigos

Dos amigos se encuentran y uno le dice al otro:
- Pues he estado en Portugal de vacaciones.
- Y qué tal por allí? Qué tal las lusas??
- Las lusas? Esto...si, muy bien...
El amigo vuelve a su casa y busca el significado de lusas en el diccionario y ve que se trata del gentilicio de las portuguesas.
Al tiempo se vuelven a encontrar:
- Hombre!! Que tal todo??
- Pues bien, acabo de venir de Alemania!
- Ah si? Y cómo te fue? Te gustó? Qué tal las teutonas?
- Eh...bien, las teutonas bien.
El hombre va a casa y busca en el diccionario la palabra teutona, y ve que es el gentilicio de las mujeres de Alemania.
Al cabo de unos meses se encuentran:
- Hombre tío! Qué tal?? Cómo te va?
- De maravilla, acabo de venir de Egipto.
- Ah si?? Y qué tal por allí? Te gustaron las pirámides?
- Las pirámides? Uf tío, me acosté con 2. Unas fieras en la cama!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, buenos

En un viaje del IMSERSO a Lourdes, una abuelita le toca el hombro al ch√≥fer y le brinda un buen pu√Īado de cacahuetes sin c√°scara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Cinco minutos después, la abuelita repite, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
Cinco minutos mas tarde, la anciana viene con otro pu√Īado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- D√≠game abuelita, es muy gentil de su parte atiborrarme de cacahuetes, pero ¬Ņusted no cree que, a lo mejor, sus cuarenta amigos y amigas querr√≠an tambi√©n unos pocos?
- ¡ No se preocupe joven!, no tenemos dientes para masticar los conguitos y sólo podemos chupar el chocolate que los recubre.

Tags: abuelos, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, infidelidad, matrimonios

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga, le susurra ella, simula que eres una estatua.
- ¬ŅQu√© es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Ah, sólo una estatua!, responde ella con naturalidad-, los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma, le dice a la 'estatua', come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.

Tags: estatuas, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+