XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de melones

Otros chistes

Chiste de matrimonios, infidelidad, buenos

Se encuentran dos viudas en un cementerio. Una muy feliz, limpiando la lápida de su marido y cantando como loca.
La otra muy triste, a llanto tendido.
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
-Ay, señora, ¿Cuánto tiempo hace que enviudó?
-Seis meses - respondió en tono alegre la otra.
-¿Y cómo hace para estar tan feliz, si yo llevo 3 años y no he podido superar esta pena?
-¡Ay mijita! porque después de muchos años, es la primera vezque sé DÓNDE está y QUIÉN se lo está COMIENDO!!!

Tags: funerales, cementerios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de catalanes

Estaba una familia de catalanes reunida ante el féretro del padre recién fallecido, cuando el hijo menor dice:
- Ahora tendremos que hacer realidad la última voluntad de nuestro padre: Ser enterrado con un millón de euros en el ataúd.
El hijo mediano añade:
-Sí, bueno…..pero en realidad sólo pondremos 750.000 euros, porque hay que descontar el IRPF.
El hijo mayor cae en la cuenta y añade a lo ya dicho:
- También tendremos que deducir el IVA…
En esto, la viuda entra en la conversación de forma contundente y dice:
- ¡Basta ya! Vuestro padre no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito….y que él gaste cuanto le apetezca.

Tags: funerales

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos, largos

Un señor odia al gato de su mujer porqué no hace más que arañarle a traición y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kilómetros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur... Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:
- Cariño, ¿el gato está por ahí?
- Acaba de llegar, ¿por qué, querido?
- Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

Tags: gatos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+