XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de mentirosos

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, verdes, matrimonios

Una pareja de recien casados estan de luna de miel en Paquist√°n.
Paseaban por el mercado mirando la mercancía y cuando pasaron por una tiendita de sandalias oyeron un caballero con acento paquistaní que les dice:
- Venid adendro de mi humilde diendita, baisanos.
Los recien casados entraron y el paquistaní les dice que tiene unas sandalias especiales que lo estimularan a tener un sexo salvaje como
gran "gamello del desierto". La esposa estaba realmente interesada en comprar las sandalias despues del comentario del paquistaní, pero su
marido pensaba que no las necesitaba, siendo un hombre joven y viril.
El esposo le pregunta al paquistaní:
- ¬ŅC√≥mo podr√°n esas sandalias convertirme en un monstruo del sexo?
El paquistaní contestó:
- Solo dienes que brobarlas, Saiheeb.
Entonces, despues de mucho acoso de su esposa finalmente hace el intento.
Tan pronto como desliza sus pies en las sandalias, se le ve una mirada salvaje en sus ojos; algo que su esposa no había visto nunca, una potencia sexual del carajo. En un parpadeo de ojos, el marido agarra al paquistaní firmemente por las nalgas, le bajó los pantalones, lo puso en cuatro puntos listo para sodomizarlo. El paquistaní comenzo a gritar:
- ¬°¬°BARA, BARA, TE LAS BUSISTE AL REVES, HIJOEBUTA!! !TE LAS BUSISTE AL REVES, GABRON!!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Un irlandés, un mejicano y un hombre rubio estaban trabajando en el andamiaje de un edificio en la 20a planta.
A las 12.00 almorzaron y el irland√©s dijo: ‚Äú¬°Carne de oveja con col! Otra vez‚Ķ Si mi mujer me da este plato otra vez voy a saltar de este edificio!‚ÄĚ
El mejicano abri√≥ su lonchera y exclam√≥: ‚Äú¬°Burritos, burritos, burritos! Siempre esos burritos. S√≠ me da burritos otra vez yo tambi√©n me saltar√©.‚ÄĚ
El rubio sac√≥ su almuerzo y dijo: ‚ÄúBocadillo con mortadela ‚Äď ¬°otra vez! Un bocadillo con mortadela m√°s y yo me voy a saltar tambi√©n!‚ÄĚ
El próximo día el irlandés abrió su lonchera, vio la oveja con col, se saltó y se murió.
El mejicano abrió su lonchera también, vio un burrito y se saltó él también.
El rubio también abrió su lonchera, vio el bocadillo con mortadela y se saltó.
En el funeral, la mujer del irland√©s estaba llorando. Dijo: ‚ÄúSi hubiera sabido que cansado era de oveja con col, no se la habr√≠a dado otra vez.‚ÄĚ
La mujer del mejicano lloraba tambi√©n y dijo: ‚ÄúLe pudiera haber dado tacos o enchiladas‚Ķ.. No pod√≠a imaginarme que odia tanto a los burritos.‚ÄĚ
Y todos se dirigieron para mirar a la mujer del rubio. Ella dijo: ‚ÄúNo me miren, prepara su propio almuerzo.‚ÄĚ

Tags: entierros, funerales, comidas, bocadillos, rubios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+