XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de meteorólogos

Otros chistes

Chiste de buenos

En el museo de historia natural un visitante pregunta al conservador:
-¿Cuántos años tiene este dinosaurio de aquí?
- Setenta millones y treinta y siete años
El visitante se queda impresionado ante la precisión del dato y piensa "este museo debe usar un método muy sofisticado para determinar la edad con tanta precisión". Intrigado le pregunta al conservador:
- ¿Como hacen para calcular la edad del dinosaurio con una precisión tan alta?
El conservador le responde:
- Muy sencillo. Llevo trabajando aquí treinta y siete años, y cuando yo llegué me dijeron que el dinosaurio tenía setenta millones de años...

Tags: dinosaurios, ciencias, científicos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

- Doctor, doctor, que me encuentro mal.
- A ver, se ha roto usted algun hueso ultimamente?
- No.
- Ha tenido algun accidente? Hemorragias?
- No.
- Alguna rotura de ligamentos? Desgarros musculares? Agujetas?Algun tobillo torcido?
- No.
- Ampollas infectadas? Insolaciones? Dificultad al respirar?
Ataques de alergia causados por picaduras de insectos?
Esguinces? Golpes? Caidas?
- No, no, no, no, no, no, no.
- Pues a ver si hacemos algo más de ejercicio, eh?

Tags: enfermedades, deportes, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, animales, malos, largos

Un señor que tenía una gata, estaba harto de que le arañase todos los muebles de la casa y no sabía como deshacerse de ella, se fue al monte y la dejo abandonada. Después de unos días la gata regresó.
El señor se la volvió a llevar y la tiró del otro lado del monte, y la gata volvió. Desesperado, le preguntó a un amigo, cómo lo podía hacer para que no volviera y éste le dio algunas indicaciones:
- Cruza el monte, ve al río y crúzalo, gira a la derecha, luego a la izquierda,otra vez a la derecha, cruza el puente y deja la gata.
Después de una semana, se encuentra con el amigo, todo sucio, cansado, hambriento, desvelado y sediento, y le pregunta:
- ¿Cómo te fue?
- Qué quieres que te diga, que si no es por la gata, ¡no regreso!

Tags: montañas, gatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+