XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de meteorólogos

Otros chistes

Chiste de matrimonios, largos, buenos, verdes

La señora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como él la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente cómo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la señora está que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasión perdida por años ha regresado y le encanta sentir cómo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: -¿Qué pasó?
Él responde: - Ya.
- ¿Ya qué, grandísimo cabrón?
- Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el mando de la tv.

Tags: parejas, televisiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, religión

Una chica de buen ver va a confesarse. El cura se le queda mirando a los senos y para refrenar su deseo
le dice:
- Por favor hija, vayase.
Al dia siguiente vuelve la señora a confesarse y vuelta a pasar lo
mismo. Al dia siguiente sigue el cura la misma pauta y defendiendo sus
derechos de parroquiana le pregunta al cura:
- Pero padre, es que no tengo el Derecho Divino?
- Si hija mia, y el izquierdo tambien!!

Tags: confesionarios, confesiones, senos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+