XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de mosca

Chiste de camareros, restaurantes

El señor estaba en el restaurante y llama al camarero:
- ¡Mesero!
- Dígame Señor
- Pruebe la sopa, por favor...
- Este, em, señor ¿hay acaso una mosca en la sopa? si quiere se la puedo cambiar.
- No, tranquilo, pruebe la sopa.
- Emm, señor, ¿acaso está fría? si quiere se la caliento.
- No, tranquilo, pruebe la sopa...
- Señor por favor, que tiene la sopa, ¿acaso tiene un cabello?
- ¡Ah! ¡que no! ¡pruebe la sopa!
- Pero señor por favor, dígame que tiene la sopa, si usted quiere se la cambio.
- ¡Que pruebe la sopa!
- De acuerdo la voy a probar, y ¿donde está la cuchara?
- ¡Exacto! ¡Bruto traígame la cuchara!

Tags: sopa, cuchara, señor, mosca

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de Lepe, buenos, largos, matrimonios

Pues esto es un señor de Lepe que se ha comprado un Mercedes y el día que lo estrena con su señora se deja las llaves dentro del coche.
- Bueno, pues habrá que coger una piedra y romper un cristal, dice el hombre.
- No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana está un poco abierta; coges un alambre y tiras del seguro de la puerta...
El hombre lo intenta, pero nada. La mujer, con aquel retintín tan
especial, le corrige:
- Pero, cariño, hazle un lazo al extremo para poder agarrar el seguro...
Sudando el hombre, hace el lacito, pero nada.
- ¡Cariño, por Dios! El lacito mas estrecho: ¿cómo piensas agarrarlo, si no...?
Total que nuestro hombre no puede más y le grita a su mujer:
- ¡Sí, claro, tú desde dentro del coche lo ves todo muy fácil!

Tags: coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos

Un hombre, mayor, y borracho, en una mercería le dice a la dependienta:
-Me puede dar un tanga, de mi talla.
-¿Su esposa tiene su talla?
-No es para mi esposa, es para mi.
La chica, sonríe y le dice:
-Váyase a dormir, señor.
El viejo, se baja los pantalones, y la chica, exclama:
-¡Vaya calzonazos!
-Por poco tiempo, hija, por poco tiempo.

Tags: tangas, mercerías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+