XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de náufragos

Chiste de internacionales

Esto es un Español , un Moro y un Frances perdidos enmedio del mar en una barca.
Muertos de hambre el frances propone :
Por vosotros me corto la pierna y os la comeis , y el Español y el Moro se la comen.
El Moro va y dice :
Pos vosotros me corto el brazo y teneis brazo de moro , y el Español y el Francesse lo comen.
Entonces va el español y se saca la polla i los demas diciendo : Franfurt Franfurt !
-ee kietecitos , a tomar el biberon i a dormir !-

Tags: españoles, franceses, moros, náufragos, frankfurt

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de abogados, matrimonios, ladrones

Se encuentra el paciente tendido en la cama. Su médico, abogado, esposa, y sus hijos están esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:
- Asesinos, ladrones, mal agradecidos, y se vuelve acostar.
El doctor un poco confundido dice:
- Yo creo que está mejorando.
- ¿Por qué lo dice, doctor? - pregunta la esposa.
- Porque nos ha reconocido a todos.

Tags: doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ladrones, dinero

El gallego Manolo se encontraba viviendo en Argentina, y estaba pasando por serios apuros económicos, cuando decidió meterse de lleno en la galopante industria del secuestro.
Fue al parque más cercano, se escondió detrás de un árbol y agarró al primer niño que pasó, lo llevó a su casa y escribió la siguiente nota:
-'Que he secuestrao a vuestro hijo, si lo queréis tener vivo y de regreso con vosotros, dejad mañana detrás del árbol de ucalitus a las 7:00 de la mañana, una bolsa de supermercado con 10.000 $.
Firmado: -'El Gallego'-.
Dobló la nota y se la puso en el bolsón al niño, al que le dice:
- 'Vete directo a tu casa y enseña a tus padres la nota'-.
Al día siguiente encontró la bolsa de supermercado en el parque, según las instrucciones, con los 10.000 $ y con la siguiente nota:
- '¡Joder; que no puedo creer que un gallego le haga ésto a otro gallego!'-.

Tags: gallegos, secuestros, niños

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, ancianos

El abuelo llama al nieto a escondidas y le dice:
- En la mesita de noche de tu papá hay un frasquito pequeño con unas pastillitas azules que dice Viagra. Si tú me traes una pastillita de esas, sin decirle nada a tu papá, mañana temprano te doy 10 euros.
-¿10 euros, abuelo? Eso es mucho dinero, está bien, espérame aquí.
El niño llega a la habitación, coge el frasquito y lee:
- Via...gra, estas son - y le lleva la pastilla al abuelo.
Al día siguiente, el chiquillo se levanta muy temprano y va a saludar al abuelo.
- Buenos días, abuelo. ¿Cómo dormiste?
- Muy bien, hijo (con una sonrisa de oreja a oreja), y le entrega 100 euros.
El chico, extrañado dice:
- Abuelo, te confundes tú me ofreciste sólo 10 euros.
- Sí, 10 que te doy yo y 90 que te manda tu abuela!

Tags: abuelos, viagra

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, profesiones, abogados

Dos abogados iban en un vuelo a Seattle. Uno de ellos se sentó junto a la ventana y el otro en el asiento de en medio. Al momento de despegar, un ingeniero se sentó en el asiento del pasillo, junto a los dos abogados. El ingeniero se quitó los zapatos y se disponía a dormir cuando el abogado de la ventana dijo:
- Creo que voy a levantarme por una Coca.
- No hay problema, yo se la traigo - dijo el ingeniero.
En cuanto fue por el refresco, uno de los abogados tomó uno de los zapatos del ingeniero y escupió dentro. Cuando volvió con la coca, el otro abogado dijo:
- Ya se me antojó. Yo también voy a ir por una. Nuevamente el ingeniero se levantó gentilmente por otra Coca; en cuanto se fue el otro abogado tomó el segundo zapato del ingeniero y escupió dentro de él. El ingeniero regresó y todos se sentaron por un buen rato sin hablar. Cuando el avión estaba aterrizando, el ingeniero se puso los zapatos y descubrió lo que había pasado. Entonces se puso muy serio y dijo:
- ¿Hasta cuando va a seguir esto? ¿Este celo entre nuestras profesiones? ¿Este odio? ¿Esta animosidad? ¿Este escupir en los zapatos y MEAR dentro de las Coca-Colas?

Tags: ingenieros, refrescos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+