XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de nietos

Chiste de largos, ancianos

Una abuela catalana estaba indicando su dirección a su nieto, que la iba a ir a visitar con su mujer.
- Cuando lleguéis al edificio, en la puerta de la entrada hay un gran panel del portero electrónico. Yo vivo en el apartamento 301. Apretáis el botón del 301 con el codo y yo os abro la puerta. Entráis, el ascensor está a la derecha, entráis en él y apretáis el botón del 3º con el codo. Cuando salgáis del ascensor, mi apartamento esta a la izquierda. Con elcodo tocáis el timbre.
- Muy bien abuela, todo me parece muy sencillo... ¿pero por qué tengo que apretar todos los botones con el codo?
- ¡Hombre! ¿Es que pensáis venir con las manos vacías?

Tags: abuelas, nietos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos

En una aldea, le dice una vieja muy gorda a su nieto:
-Hoy cocemos pan. Vete al camino y trae bosta (mierda de vaca) para sellar la puerta del horno, así no se escapará la calor.
El niño se va, poco después viene con la bosta en un caldero, y le pregunta la abuela:
-¿Qué pasaría si la bosta se mezclase con el pan?
-Lo que no mata engorda, chaval, lo que no mata engorda.
-Hoy yo no voy a comer el pan.
¿Por qué?
-Porque tu gordura de comer pan solo no es.

Tags: nietos, panes, hornos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Iban 2 mujeres por el supermercado, cuando de repente chocan sus carritos. Una de ellas y dice:
- Ops! Perdona, no te vi, iba distraída buscando a mi marido!
- Uuuiii! Yo también estaba buscando el mio...
- Si? Y como es?
- Ah! Es alto, moreno, ojos verdes, lleva unos vaqueros ajustados que le marcan su lindo culito y sus fuertes piernas. Una camiseta blanca, dejando a la vista sus musculosos brazos y resaltando sus pectorales trabajados.
- Y el tuyo?
- El mio que se joda! Vamos a buscar el tuyo!

Tags: feministas, supermercados, cachas, buenisimos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos

El célebre violinista polaco Juan Petnicoft, de paseo por la selva de África, se pierde.
De pronto, ¡ve un león! El violinista recuerda el dicho: “La música calma a las fieras”.
Desenfunda su violin y desgrana una bellísima melodía.
Comienzan a acercarse otros leones. Lentamente, se han acercado docenas de leones. Se ha formado una verdadera platea de leones sentados alrededor del violinista.
- ¡Dios mío, jamás pensé que este violín iba a salvarme la vida!
En ese momento, un león enorme aparece de entre
los arbustos. De un empujón, aparta a los leones que estaban sentados, se arroja violentamente sobre el violinista y se lo come.
Uno de los leones, todavía conmovido, comenta:
-¡Mierda! ¡Ya sabía yo que el sordo nos iba a arruinar el concierto!

Tags: leones, violinista, violines, africanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+