XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de niños

Chiste de ladrones, dinero

El gallego Manolo se encontraba viviendo en Argentina, y estaba pasando por serios apuros económicos, cuando decidió meterse de lleno en la galopante industria del secuestro.
Fue al parque más cercano, se escondió detrás de un árbol y agarró al primer niño que pasó, lo llevó a su casa y escribió la siguiente nota:
-'Que he secuestrao a vuestro hijo, si lo queréis tener vivo y de regreso con vosotros, dejad mañana detrás del árbol de ucalitus a las 7:00 de la mañana, una bolsa de supermercado con 10.000 $.
Firmado: -'El Gallego'-.
Dobló la nota y se la puso en el bolsón al niño, al que le dice:
- 'Vete directo a tu casa y enseña a tus padres la nota'-.
Al día siguiente encontró la bolsa de supermercado en el parque, según las instrucciones, con los 10.000 $ y con la siguiente nota:
- '¡Joder; que no puedo creer que un gallego le haga ésto a otro gallego!'-.

Tags: gallegos, secuestros, niños

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de Jaimito, largos, malos

Esto es Jaimito en el colegio escuchando en clase lo que decia la profesora:
-Niños, para mañana teneis que venir vestidos de frutas o verduras para carnaval, ¿de acuerdo?
Al dia siguiente, la profesora está mirando como van vestidos sus alumnos:
-¡Hola Juan!, ¿de que vas vestido?
-De tomate señorita
-¿Y tú, Carlos?
-¡Yo voy de lechuga!
Aparece Jaimito desnudo completamente y con una flor en el culo.
-Pero Jaimito, ¡por dios! ¡¿Qué haces desnudo?!
-Yo, señorita, voy de culiflor

Tags: colegio, profesora, niños, frutas, verduras, disfraces

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de malos

Un hombre baja del tren con el rostro verde. Un amigo le pregunta qué le ha pasado.
- Me he mareado, responde el viajero. Me pongo malísimo cuando viajo de espaldas a la locomotora.
- Pero ¿por qué no le has pedido al viajero sentado enfrente que te cambiase el sitio?. La gente siempre se muestra muy amable en estos casos.
- Ya lo he pensado, reconoce el viajero, pero es que no había nadie sentado delante.

Tags: absurdos, trenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+