XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de notarios

Otros chistes

Chiste de vecinos, cortos

Esto es un hombre que tiene la fea costumbre de tirar la basura todas las noches en el jard√≠n de su vecino. Una noche el vecino lo coge ‚ÄĚinfraganti‚ÄĚy le dice:
- Como contin√ļes tirando la basura en mi jard√≠n, voy a tener que dar parte a la polic√≠a.
- A mí me da igual, -le responde- como si quieres dársela toda, yo ya no la quiero.

Tags: basura, policías

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de políticos, largos

Rajoy y su ch√≥fer se trasladan por carretera al Valle de los Ca√≠dos, cuando cerca de Alcal√° de Henares s√ļbitamente aparece un cerdo, y sin poder evitarlo lo atropella, mat√°ndolo instant√°neamente. Rajoy le dice a su ch√≥fer:
- Localiza la granja de donde proviene y expl√≠cales lo sucedido, hay que reclamar los da√Īos que nos ha ocasionado.
Tres horas m√°s tarde, regresa el ch√≥fer tambale√°ndose, con una botella de vino en la mano,una caja de puros ‚ÄúFarias‚ÄĚ en la otra y el cabello y la ropa totalmente desarreglados.
- ¬ŅQu√© ha pasado? ‚Äď pregunta Rajoy a su ch√≥fer,
Y este le responde:
- Encontr√© al granjero due√Īo del cerdo y me regal√≥ esta botella de vino, su mujer los puros ‚ÄúFarias‚ÄĚ y su hermosa hija me hizo el amor tres veces de una manera salvaje.
- ¬°¬°¬°Po¬īs, po¬īs!!!, ¬ŅQue les dijiste?
- Les dije:
- Soy el chófer del Sr. Rajoy y acabo de matar al cerdo!!

Tags: granjas, granjeros, puros, chóferes, cerdos, Rajoy

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios, buenos, largos

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
- Traigan mi camisa roja!!
y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados contin√ļan peleando sin miedo.
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capit√°n.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
- Tr√°ingame mis pantalones marrones!

Tags: piratas, barcos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de camareros

Entra un se√Īor a un bar y el camarero le pregunta:
- ¬ŅQu√© quiere?
- ¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.
- No, hombre, ¬ŅQue qu√© desea?
- ¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.
- ¬°No hombre! ¬ŅQue qu√© va a ser?
- ¬ŅQue qu√© va a ser?
- Yo prefiero que sea chica pero si es un ni√Īo, no me importa.
- ¬°No hombre! ¬ŅQue qu√© va a tomar?
- ¬°Ah, hombre, eso se dice antes! ¬ŅQu√© hay?
- Pues nada, por aquí, como siempre detrás de la barra...

Tags: absurdos, bares, conversaciones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+