XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de obispo

Chiste de verdes

Un cura recién ordenado se confiesa por primera vez con su obispo:
- Dime hijo m√≠o ¬Ņqu√© tal has llevado los votos durante esta tu primera semana?
- Verá eminencia, en cuanto a la pobreza he regalado mi hábito y me visto con uno que ya había desechado, mis sandalias están rotas y llenas de agujeros y doy la mitad de mi comida a los pobres que vienen al comedor.
- Muy bien, hijo m√≠o, muy bien, contin√ļa.
- En cuanto a la obediencia hago cualquier cosa que me mande cualquier otro padre sin pensar en si es justo o adecuado, dando gracias al Se√Īor por tener el privilegio de obedecer.
-Muy bien, hijo mío, excelente, excelente.
-Finalmente, eminencia, en esta semana he hecho el amor con 37 mujeres.
El obispo casi se cae de la silla y con ojos desorbitados pregunta:
- Pero ¬°hijo m√≠o! ¬°¬Ņy el voto de castidad?!
El curilla, asustado y con cara de perplejidad responde:
- Pero... ¬Ņno era voto de cantidad?

Tags: votos, curas, obispo, confesionarios, confesiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de religión

Un obispo visita al cura de un pueblo:
- Mira, haremos la vista gorda con lo de que des misa en bermudas...
- Pase que de vez en cuando te pongas fino con el vino de misa...
- Te pasamos que de vez en cuando cojas unos euros de los donativos...
- Pero que en Semana Santa pongas un cartel de "Cerrado por la defunción del hijo del jefe", ¡eso si que no!

Tags: obispo, cura, bermudas, vino, euros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de animales, verdes, buenos, largos, matrimonios

Era un pastor que ten√≠a un reba√Īo de ovejas, pero no ten√≠a un macho para 'cubrirlas'. Le comenta su problema a un colega y √©ste le dice:
- No pasa nada. Ll√©vatelas al monte y las cubres t√ļ mismo.
Si al d√≠a siguiente se ponen al sol es que est√°n pre√Īadas y si se ponen a la sombra vuelves a intentarlo.
El pastor sube a las ovejas a la furgonetilla, se las lleva al monte y... ¬°¬°¬°ale!!!
A la ma√Īana siguiente se despierta y pregunta a su mujer:
- Mar√≠aaa, ¬Ņlas ovejas est√°n al sol o a la sombra?
- Est√°n a la sombra - contesta la mujer.
El pastor vuelve a subir a las ovejas a la furgoneta y repite la operación.
A la ma√Īana siguiente:
- Mar√≠aaa, ¬Ņlas ovejas est√°n al sol o a la sombra?
- Est√°n a la sombra - contesta la mujer.
El pastor vuelve a cargar sus ovejas en la furgoneta, y as√≠ sucesivamente durante varios d√≠as, hasta que una ma√Īana:
- Mar√≠aaa, ¬Ņlas ovejas est√°n al sol o a la sombra?
- Ni al sol ni a la sombra, desde las 6 de la ma√Īana est√°n todas subidas en la furgoneta tocando el claxon...

Tags: ovejas, pastores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones

Un individuo que se apunta para un curso de aprendiz de
carnicero.
Se equivocan administrativamente y le apuntan a un curso de aprendizaje de talla de madera.
El monitor le entrega un tronco de madera y le dice con voz amigable:
- ¡Venga sáqueme de aquí un San José!
El tío, mordiéndose la lengua empieza a quitar madera con el cincel.
Al cabo de un buen tiempo regresa el monitor, y le encuentra pr√°cticamente con una astillita de madera, y le pregunta:
- ¬ŅQu√© sali√≥ ya el San Jos√©?
- ¡No, todavía no, pero si está dentro tiene que estar a punto de salir!

Tags: carpinteros, carniceros, madera

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, animales

Un rico hace una fiesta en una de sus mansiones. En esto que el rico coge un micrófono y se dirige a los invitados:
-¡Oídme un momento! Querría mostraros alguna de mis pertenencias. A mi derecha, podéis contemplar mi colección de ferraris. Tengo más de 20 modelos distintos.
Todos los invitados aplauden, echan fotos, todos maravillados.
-A mi izquierda pod√©is ver mi colecci√≥n de aviones. Tengo modelos de todas las √©pocas, desde la 1¬ļ Guerra Mundial hasta nuestros d√≠as.
La gente aplaude a√ļn m√°s fuerte, se ven flashes por todos lados, algunos invitados se desmayan, algo impresionante, vamos.
-Y aquí, delante mía, podéis ver esta piscina, en la cual tengo 10 cocodrilos africanos ...
La gente vuelve a aplaudir, maravillada
-... Pues bien, os propongo algo. Quién sea capaz de atravesar esta piscina, recibirá una de mis colecciones, a elegir entre la de ferraris y la de avio...
No le da tiempo a acabar la frase cuando uno de los invitados salta a la piscina. El t√≠o no lleva ni dos segundo en la piscina y ya se le han echado encima 4 cocodrilos. El invitado empieza a lanzar patadas, pu√Īetazos, cabezazos, mientras los cocodrilos, que van aumentando un n√ļmero le muerden, le arrancan las ropas, se meten al invitado en la boca, se lo van pasando de boca en boca... El t√≠o tiene tantas heridas que los animales ya no saben por donde cogerlo. Pero al cabo de media hora, el invitado logra salir de la piscina. El rico est√° fascinado y se dirige a √©l.
-¡Impresionante, ha sido increíble!
Todos los invitados empiezan a aplaudir, nadie puede salir de su asombro ante lo que acaban de ver. El rico retoma la palabra:
-Bueno, enhorabuena, acabas de conseguir uno de los regalos que he propuesto. Muy bien, ¬Ņad√≥nde quieres que te mande los ferraris?
El invitado responde:
-No quiero los ferraris
-Bueno pues entonces dime adónde te mando los avi...
-No quiero los aviones
El rico se extra√Īa:
-¬ŅNo quieres ni los ferraris ni los aviones?
-No - responde el invitado.
El rico no da crédito, pero cómo ha quedado tan complacido por la exhibición decide ofrecerle algo mejor.
-Voy a hacer una cosa. Te doy todas mis mansiones. Dime tu nombre para que ponga las escrituras de las casas a tu nombre
-No quiero tus mansiones
El rico se enfada.
-Bueno, ¬Ņse puede saber que es lo que quieres entonces?
-Yo lo que quiero es saber quién es el desgraciado que me ha tirado a la piscina.

Tags: millonarios, cocodrilos, mansiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+