XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de olores

Chiste de verdes, animales

Un campesino y una campesina van por el campo y la mujer le pregunta al hombre:
- Oye, Paco... ¬ŅC√≥mo sabe el caballo cuando quiere la yegua?
- Por el olor, mujer, por el olor.
Un rato después la chica le vuelve a preguntar al chico:
- Oye, Paco, ¬Ņy el perro? ¬Ņcu√°ndo sabe el perro cu√°ndo lo quiere la perra?
- Pues por el olor, por el olor.
M√°s tarde, la chica le vuelve a preguntar:
- Paco, ¬Ņy el toro cu√°ndo sabe cu√°ndo quiere la vaca?
- Mujer, ya te lo he dicho: ¬°por el olor!
- Pues Paco, ¬Ņt√ļ eres maric√≥n o est√°s resfriado?

Tags: olores, vacas, perros, caballos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, farmacéuticos, internacionales

Entra un turista a una farmacia en Brasil y le dice al farmacéutico:
- Una aspirina, por favor...
El negro saca una aspirina enorme, del tama√Īo de un plato y se la envuelve. El tipo, confundido le pregunta:
- ¬ŅNo tiene una aspirina m√°s peque√Īa? ¬ŅUna de tama√Īo normal?
Y el negro le responde:
- ¬°En Brasil fabricamos as aspiri√Īas mais grandes du mundu!
El tipo, asombrado, acepta la enorme aspirina y dice:
- Deme un tubo de pasta de dientes, por favor.
El negro saca un tubo del tama√Īo de un termo y le dice: - ¬°En Brasil fabricamos o tubo do pasta dent√≠frica m√°is grande du mundu! ¬ŅVoc√© gusta algo m√°is?
El tipo lo piensa un poco y le responde:
- No, gracias negro, los supositorios los compro de regreso a mi país.

Tags: aspirinas, dentríficos, supositorios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Estaba en un restaurante y mientras iba al ba√Īo, vi como otra persona tomaba el mismo camino que yo. Al entrar al ba√Īo, observ√© c√≥mo ocupaba uno de los dos
cubículos, que eran de esos que no llegan hasta el techo. Yo, lógicamente, entré en el
otro. De repente, oigo que me dicen:
- ¬°Hola!
Yo seguí callado, pero el tipo vuelve a decir:
- ¬°Hola!. ¬ŅMe escuchas?
Yo, para no parecer mal educado, contesté:
- ¬°Hola!
Y el tipo pregunta:
- ¬ŅC√≥mo est√°s?
A lo que contesté:
- Bien, gracias, un poco cansado.
Y el tipo dice:
- ¬ŅQu√© haces?
Yo ya estaba intrigado, pensé, siempre hay gente muy rara en este mundo, y contesté:
- ¬ŅY qu√© voy a estar haciendo?. Lo mismo que t√ļ, ¬°Cagando!
Inmediatamente oigo:
- ¡Mi vida, te llamo después porque tengo a un imbécil al lado, que está contestando a todas mis preguntas!

Tags: restaurantes, teléfono, absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+